Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: Respetar el uso del carril-bici

Por
  • Cartas al director
OPINIÓNACTUALIZADA 30/09/2021 A LAS 05:00
Tramo de carril bici en avenida Gómez Laguna.
Respetar el uso del carril-bici
José Miguel Marco

Respetar el uso del carril-bici

Veo y oigo que se critica a ciclistas, gente que circula en patinetes… 

Veo campañas en las que se está pidiendo civismo a este colectivo para que cumpla las normas, vaya por la calzada o los carriles habilitados para ello y demás. Pero nunca se habla de los peatones y de los conductores y su educación y civismo. También me gustaría que hubiera campañas de sensibilización al respecto. Voy y vengo del trabajo en bici, es una manera de hacer deporte y de no contaminar. El recorrido que hago es de unos quince minutos, unos tres kilómetros. Soy de los que cumple las normas de tráfico en cuanto a semáforos, pasos de cebra, paradas de autobús… Pero todos los días me cruzo con personas faltas de educación. Un pequeño ejemplo. En una mínima parte del recorrido que hago, en el tramo desde Puente Virrey hasta la avenida de San José, un coche mal aparcado y un peatón en el carril bici, parado, ocupando dicho carril, hablando con el conductor. Seguidamente, en la parada de un autobús, que no estaba en la parada ni se le veía venir, una mujer ocupando más de un carril entre la señora y el carro de la compra. Poco después, varios peatones cruzando el semáforo en rojo sin mirar. Parecen mis desplazamientos al trabajo una carrera de obstáculos. Lo mejor de todo es el odio que se ha generado hacia nosotros. En mi caso, hasta me increpan, me insultan… Lo poco habitual es que se disculpen, la palabra perdón parece que está en desuso. Con los coches pasa algo parecido y más peligroso. Algunos paran en el carril bici, otros abren puertas, hacen giros atravesando el carril bici sin mirar si viene alguien o incluso con chulería. Lo que pido son campañas de sensibilización para peatones y conductores, campañas de educación vial y de respeto hacia nuestro colectivo.

Arturo Gracia. ZARAGOZA

Reconocimiento a la barra aragonesa

Ninguna calle en Aragón lleva el nombre de ningún campeón de deportes tradicionales. Ni siquiera el zaragozano barrio de Miralbueno rinde homenaje al padre de la barra aragonesa, el gran Manuel Bazán Navarro, quien durante décadas se mantuvo invicto en esta disciplina deportiva con un lance de 16,50 metros; y quien además unificó el reglamento moderno, impulsando su actividad al crear el Club de Amigos de la Barra Aragonesa, germen de la actual federación. Podríamos recordar varios ejemplos de estos atletas del deporte ‘baturro’, como el zufariense Pascual Banzo Benesenes, con un tiro de barra de 17 metros y quien aún mantiene en la actualidad el récord de Aragón de lanzamiento de disco, con 54,8 metros, que fue también récord de España en su época y que incluso compartió conocimientos de lanzamiento de barra con De la Quadra Salcedo. Otros insignes ‘barraires’ que podríamos rememorar otorgándoles alguna calle, pabellón deportivo o pista de atletismo en nuestros pueblos y ciudades son Jesús Cabezas, de Utebo (16,46 metros), Manuel Soria, de La Almunia (16,68 metros), Félix Oriol, de Utebo, Eliseo Ansón, de Mezalocha, Félix Serrano, de Calatorao, con 18,09 metros… Como sociedad deberíamos exigir a nuestros gobernantes que defiendan el deporte tradicional propio, como es el tiro de barra, el de bola, el pulseo de pica, la alzada de sacos…, homenajeando a estos auténticos atletas. Cualquiera que haya probado a lanzar el barrón de 7,257 kg sabe la gesta que supone llegar a semejantes distancias, digna de un discóbolo griego. Un deporte ancestral tan cercano al pueblo y sin embargo tan lejano al reconocimiento político y social. Una vergüenza. Larga vida a la barra aragonesa.

Carlos Cubero Ruesca. ZARAGOZA

Próxima convocatoria de empleo

Sería para unas doscientas plazas, pero es una cifra abierta, se puede modificar en función del nivel de los solicitantes. Requisitos a acreditar, se exigirán justificantes: haber trabajado un mínimo de cinco años en la empresa privada; tener actitud y aptitud para el diálogo y la negociación, para ponerse en el lugar de los demás, habiéndolo demostrado en sus anteriores trabajos; estudios medios. Objetivos a cumplir: facilitar la vida a los que les pagan el sueldo (o sea a todos los españoles). Duración del contrato: a convenir en función de los resultados. Salario: a convenir. Se publicará la fecha. Lugar de las pruebas: Madrid. Abstenerse provocadores.

José Luis García Pardo. ZARAGOZA

Alcohol y pedagogía

Con frecuencia se leen columnas de prensa que proponen que la educación escolar promueva hábitos saludables, entre ellos evitar el consumo del alcohol. No escribiré que no deba ser ese un contenido educativo, ese y el de todos aquellos hábitos que nos hacen desmerecer como personas. Estoy convencido de que desde años se recuerda en las aulas la inconveniencia de engancharse a la bebida; y hasta es posible que en las clases de los viernes se despida a los alumnos advirtiéndoles de que cuiden sus conductas durante el fin de semana. Y muchos profesores tendrán preparados textos y enseñanzas para que sus alumnos reparen en la adicción que provoca tal sustancia. Sin embargo, no estoy convencido de que la enseñanza escolar garantice a los jóvenes otros aprendizajes que los meramente académicos. Más, cuando ciertos contenidos deben reforzarse en la sociedad. En concreto sobre este tema del alcohol, repárese en que la bebida acompaña nuestras celebraciones más intimas, y el ofrecimiento del café con su copa es obligado en las tertulias posteriores a comidas. Y no digamos si se amenizan con canciones, que no serán ni una ni dos las copas. El soberano o el pacharán de ayer son hoy ginebra, vodka o whisky, bebidas con alta graduación de alcohol. Romper ese hábito que se ha transmitido por muchas generaciones no parece posible ni se desea. Y esta costumbre desarregla cuanto en el aula pueda decirse: en este y en otros malos hábitos lo académicamente correcto está garantizado en el aula, pero la hipocresía social invalida la credibilidad de las explicaciones de los docentes.

Javier Fatás Cebollada. Zaragoza

Teatrillo monclovita

Función de teatro: ‘A la orden, mi amo’. Escenario: Palacio de la Moncloa, despacho del presidente del Gobierno. Personajes: Pedro Sánchez (PS) y gerifaltes sindicales (GS). GS: "Amigo Pedro, ¿Tomamos la calle para protestar por la subida de la luz?". PS: "No, ahora no, que no toca, no fastidiéis, que gobernamos nosotros". GS (todos en posición de firmes): "A la orden, ya nos avisarás cuando te seamos útiles; por cierto, necesitamos mayor financiación". La vida misma, y en política más.

José Antonio Mateos Barrionuevo. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión