Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

la columna

Temores

Por
  • Fernando Sanmartín
OPINIÓNACTUALIZADA 27/09/2021 A LAS 05:00
'Temores'
'Temores'
Pixabay

Sucedió el 23 de agosto. 

Tuve miedo. Porque dos tipos estaban sentados en la vía del tren, cerca de Villanúa, por donde pasa el canfranero, y los dos se comían un melocotón. “Me da miedo veros ahí”, les dije. Y uno de ellos, como si fuera un personaje de Sófocles, me respondió : “borra tus temores”. Hice todo lo contrario. Y me dio por hacer un listado que refloto ahora.

Me dan miedo, en los aeropuertos, las maletas que se quedan solas y giran sin parar en las cintas que transportan los equipajes. Me da miedo que Santiago Abascal, líder de Vox y el mejor tórax del Congreso, le pregunte un día al Gobierno cómo fue la aparición de san Millán de la Cogolla en la vieja batalla de Simancas. Me da miedo la palabra escarmiento. Me da miedo el conejo en la chistera. Siempre me da miedo morder una manzana. Me da miedo irme unos días con un santón de Benarés y a la vuelta ser otro. Me da miedo, por el colesterol, el plato de panceta con pulpo que un hombre de 90 años se comió el día de su cumpleaños frente al mar, yo lo vi. Me dan miedo los resentidos. Me da miedo ver llorar en los hospitales. Todavía me da miedo cómo se anunciaba una película que me negué a ver: “¡la maldición de la momia debe cumplirse!”. Me da miedo que el paracaídas que todos llevamos dentro no se abra cuando haya que utilizarlo. Me dan miedo las 24 horas de Le Mans, son muchas horas al volante.

Que den miedo algunas cosas no es lo mismo que vivir con miedo. Hay diferencia. Este pensamiento lo afinaría más, estoy seguro, don Vito Corleone.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión