Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Pasó el tiempo del ‘cualquiercosismo’

OPINIÓNACTUALIZADA 24/09/2021 A LAS 05:00
Manifestación en diciembre de 2020 para denunciar el abandono del sector cultural
Manifestación en diciembre de 2020 para denunciar el abandono del sector cultural
Francisco Jiménez

El ‘cualquiercosismo’ ha regido en buena medida las políticas culturales desde que las instituciones públicas reaccionaron (tarde casi todas) para intentar salvar al sector de la parálisis que trajo la pandemia, la cual, todavía, sigue limitando y hasta impidiendo los espectáculos con público.

Era el año 2020, en verano, la temporada habitualmente alta, se salía de los meses de confinamiento, y bastantes trabajadores y empresas culturales, con unas economías de por sí débiles, estaban asomándose al abismo. Se pusieron en marcha distintas iniciativas de contratación pública para sostener mínimamente su actividad. El principal criterio para estas ayudas indirectas era ese, impedir su extinción, no promover la excelencia de sus propuestas o la bondad de sus efectos sociales. No había tiempo ni estructura suficiente para discriminar mucho (ni tampoco ganas en esos momentos) y se optó fundamentalmente por repartir a bulto, que algo llegara a cuantos más mejor, con predilección por atender a los de casa, a los más cercanos a cada una de las administraciones, y sobre todo a los más castigados por las cortapisas sanitarias: la música y las artes escénicas.

Y así se ha seguido funcionado en algunas oficinas, dejándose llevar por una nueva inercia que, por otra parte, ahorra quebraderos de cabeza: si todo vale, no hay que elegir ni tampoco planificar. Pero ahora, cuando hasta la noche ha reabierto y semioficialmente se anima al personal a tener cuerpo de jota en días venideros, parece claro que quienes manejan el tinglado están por dejar atrás la época del coronavirus.

Se entra en un tiempo nuevo, respecto a los meses pasados pero también al previo a la pandemia, en el que no todo merece igual sostén público. Son urgentes las políticas culturales fundamentadas, que den respuesta a déficits estructurales, y que piensen el futuro. Se va a mover dinero europeo y la apuesta por la cultura es ganadora, más en territorios como Aragón afectados por la despoblación y de poca diversidad productiva.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión