Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'Un sentimiento de indefensión'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 10/09/2021 A LAS 05:00
Ambulancia entrando en Urgencias del Hospital Miguel Servet de Zaragoza
'Un sentimiento de indefensión'
Toni Galán

Un sentimiento de indefensión

Paciente con demencia, múltiples patologías, con marcapasos, 75 años y positivo en covid desde hace dos días. 

Presenta fiebre durante la diálisis que recibe en el hospital. Le dan paracetamol. Presenta agitación más delirio y le administran calmante, que agravan su estado confusional. Desde el hospital nos indican que debe tomar paracetamol cada 8 horas en su domicilio para evitar fiebre. Son las 10.30 de la noche y preparo paracetamol. El paciente, totalmente dormido por los calmantes, a duras penas logra responder y menos aún incorporarse. Intentamos darle paracetamol, ya que tiene 38 grados. Imposible, no colabora y su demencia y confusión no ayudan. Llamamos al 061 y nos indican que debemos hacer todo lo posible por darle el fármaco. Tras insistir nos dice que nos llamará un sanitario. Diez minutos después, el sanitario llama e insiste en que le demos el paracetamol. Después de media hora, conseguimos que tome el fármaco a su manera. Vuelve a llamar un sanitario para cerciorarse de que ha tomado el paracetamol. Comprendo el riesgo al contagio, comprendo que sea difícil movilizar a un médico y un enfermero a un domicilio para ‘tan solo’ administrar un fármaco a un paciente sedado y con demencia, comprendo que puedan estar o sentirse saturados, comprendo que hay prioridades... Comprendo muchas cosas, pero, desde el punto de vista del paciente y sus familiares, es una total indefensión no recibir ayuda ni comprensión cuando nos vemos constantemente en tesituras varias ante enfermedades neurodegenerativas. Defiendo la sanidad pública, pero no defiendo (ni entiendo) que expongan a los usuarios a su suerte. Espero que nuestra vejez esté más atendida y, sobre todo, protegida. Significará que habremos avanzado en humanidad.

Julia Torres. ZARAGOZA

Abandono del deporte tradicional

Queda claro que el deporte tradicional aragonés no goza de su mejor momento en la historia, un ejemplo es la reciente crisis sufrida en la Federación y la actual gestora creada con objeto de refundarla y salvarla de su disolución. Quiero denunciar públicamente el total estado de abandono que sufre la única pista reglamentaria y pública de tiro de barra aragonesa que el Ayuntamiento de Zaragoza posee. Un humilde parque detrás del emblemático edificio de la CREA en Ranillas, que, por su disposición escondida en una hondonada y vallada en todo su perímetro, permite que incívicos vecinos la usen como su particular ‘pipí-can’, jaleando a sus simpáticas mascotas cuando realizan hoyos en la pista o aplaudiendo cuando dejan minada la misma. También es usada como un gran ‘botellódromo’. Los pocos aficionados que debidamente la empleamos como pista deportiva nos vemos obligados a sortear excrementos, cristales rotos y demás actos vandálicos, sintiéndonos denigrados por la total falta de respeto a nuestro deporte y al lugar. En poco más de 10 años desde que se inauguró como Parque de Juegos Tradicionales Aragoneses Jesús Gracia Mallén lo han convertido en un impracticable estercolero. Los tiradores de barra y demás disciplinas deportivas que allí se practican pedimos respeto y soluciones. Larga vida a la barra aragonesa.

Carlos Cubero Ruesca. ZARAGOZA

D. Juan Antonio Gracia

Con unos intachables conocimientos y una memoria intacta, el sacerdote D. Juan Antonio Gracia Gimeno, ha cumplido 96 años. Su voz preclara, diáfana, potente, con un discurso fácil, llena de fantasía a cuantos tenemos el honor de oírle por sus conocimientos de la ciudad, su enorme altura de miras. Estamos ante un sacerdote joven entrado en años que proclama su amor a Jesucristo como si hubiera salido del Seminario. A su edad, acompaña a nuestro querido Zaragoza como capellán y sirve de maestro, en todos los lugares donde tenemos el honor de escucharle. Juan Antonio es una institución en siglo y medio, solo Francisco Izquierdo Solins es recordado como persona parecida, ya que este hombre lo fue todo para la Iglesia de Zaragoza, fundó el Stadium, hizo lo propio con Ibercaja y la CAT. Juan Antonio es maestro de seglares, de futbolistas desde que asumió el cargo de capellán del Zaragoza, maestro de periodistas, devoto del Pilar, a cuya capilla acude todos los días. No dejemos desperdiciar, en su plena juventud, la categoría personal de tan ilustre personalidad, que queda impregnada para siempre. En reconocimiento a su gran prestigio como comentarista de fútbol en la COPE, no le impiden sus 96 años dejarnos signo claro de su categoría, de su personalidad. Sepamos recordar a una de las figuras importantes del clero aragonés, que tanto luchó por los bienes de Sijena.

Antonio Rodríguez Cabello. Zaragoza

Nueva ministra de Educación

Decía un político alemán en el siglo pasado: «Estado que no educa a su pueblo lo deseduca y le está naciendo su propio enterrador». Mi felicitación a los primeros pasos que la nueva ministra de Educación está dando; no le voy a pedir milagros. Como profesor apolítico y librepensador, soy consciente del erial con el que se ha encontrado y que tendrá que hacer verdadero encaje de bolillos para lidiar con tirios y troyanos, e incluso sufrir la amarga soledad del corredor de fondo, pues muchos, lejos de colaborar, le pondrán palos en la rueda. Pero, como decía E. Marquina: «España y yo somos así, señora». Impertérrita, conocedora de Sócrates, además lo aplica, y a partir de un disenso pretende mediante el diálogo llegar a un consenso. Con firmeza avanza con su tridente, como el dios griego Poseidón, y desecha posturas talibanas y sectarias (Ley Celáa), que son verdaderas jorobas que desde siempre afean a este país, pretende elevar el bajo nivel de la educación, que es alarmante, y finalmente quiere sentar las bases para que la libertad de cátedra sea una realidad con la que sueñan nuestros intelectuales desde el siglo XIX. Pero, desde Giorgiano Bruno y Galileo, seguimos esperando a Godot (Samuel Beckett). Respecto a la libertad de expresión, no todo vale. Existe el sentido común y el buen gusto. Según Platón, algo es publicable si es bueno, bello y justo. La filosofía tiene una parte de arte, ciencia e ideas nuevas. Y, aquí, por desgracia no tenemos filósofos ni teólogos, nuestros profesores se limitan a repetir la filosofía ya hecha por otros, con lo cual tenemos un historiador de la filosofía, no un filósofo. Por falta de filósofos y teólogos, no hay verdaderos análisis sino anecdotarios, y ¡ay de la idea de libertad del individuo! por la que los griegos dieron su vida en Maratón, Salamina y las Termópilas. La ministra tiene un último reto: la juventud española, drogata y festivalera, si no la educamos, está abocada en su día a acogerse a la misericordia del manto marroquí.

Isidoro Berdié Bueno. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión