Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Nueva etapa en la N-II

Por
  • EDITORIAL
OPINIÓNACTUALIZADA 31/08/2021 A LAS 05:00
La N-II, a la espera del efecto que tendrá la liberalización de la AP-2.
La N-II, a la espera del efecto que tendrá la liberalización de la AP-2.
Francisco Jiménez

Se espera que la supresión, a partir de mañana, del pago de peaje en la que ha sido hasta ahora la autopista AP-2 redunde en una radical mejora de la seguridad vial en el tramo de la Nacional-2 entre Fraga y Alfajarín. Hace mucho que el Ministerio debería haber tomado medidas eficaces para poner fin a la sangría de vidas humanas en una carretera que ha sido durante años un auténtico infierno para las poblaciones que conecta. Su inacción durante tanto tiempo, con diferentes gobiernos, ha sido lacerante para Aragón.

A las doce de esta noche la autopista AP-2 se convertirá en autovía y quienes circulen por ella quedarán por tanto liberados del pago de peaje. Pero la auténtica ‘liberación’ irá paralela a la nueva autovía, por el tramo de la carretera Nacional-2 que va de Fraga a Alfajarín, el único de esa importante vía radial que continúa sin desdoblar entre Madrid y Barcelona. Ese segmento de la N-II y los vecinos de las localidades que conecta se librarán previsiblemente, a partir de mañana, del paso de seis mil camiones diarios que saturaban la circulación y la convertían en extremadamente peligrosa. Decenas de vidas han quedado allí segadas –62 solo en los diez últimos años– sin que el Gobierno central –ni con el PP ni con el PSOE– se dignase tomar medidas efectivas para desviar el tráfico pesado hacia la autopista. Incluso se alargó tan lamentable situación al prorrogar por siete años la concesión de la autopista, que ahora por fin termina. Y todo ello, a pesar de las continuas reivindicaciones de los alcaldes y de los transportistas y de la presión ejercida desde el Gobierno aragonés. Esa dejadez del Ministerio ha sido sangrante. Y debería ahora espolearlo para hacer las necesarias mejoras en ese tramo de la N-II, que continúa siendo esencial para las localidades de la ribera del Ebro que dependen de él y que presenta muchas deficiencias. Mañana se abre una nueva etapa en la N-II, pero será difícil olvidar tanta tragedia.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión