Opinión
Suscríbete

Opinión

El Perte del coche eléctrico

OPINIÓNACTUALIZADA 12/07/2021 A LAS 05:00
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto interviene durante la presentación de FITUR 2021
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto interviene durante la presentación de FITUR 2021
EP

Pese a estar en las quinielas para salir del Gobierno, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, continúa en el Ejecutivo de Pedro Sánchez e incluso sale reforzada, como podrá constatarse hoy –si no hay cambios de última hora– en la presentación del primero de los Proyectos estratégicos para la recuperación y transformación económica (Perte) que accederá a fondos europeos y que no por casualidad corresponde al sector de la automoción, aunque les guste llamarlo electromovilidad.

«La apuesta de España por el coche eléctrico es absoluta», ha dicho Pedro Sánchez, que asegura que su Gobierno tiene «un compromiso inequívoco con el freno a la desindustrialización que los países de nuestro entorno han venido sufriendo en las últimas décadas». Un compromiso que, subraya, «queremos mostrar especialmente con el sector de la automoción, que tanto nos aporta como país», ya que de ahí surge más del 10% del PIB, representa el 19% del total de las exportaciones españolas, genera casi dos millones de empleos directos e indirectos y cuenta con fábricas en diez comunidades autónomas.

Una de esas factorías es la de Opel España en Figueruelas, del grupo Stellantis, que tiene opciones de acceder a esas ayudas europeas y que tiene planes concretos de electrificación, el más importante hecho público en noviembre pasado por el presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, tras la celebración en Zaragoza de la Mesa Nacional de la Automoción, presidida por Reyes Maroto.

El proyecto, de entre 220 y 230 millones de euros, consiste en dotar de nuevas herramientas a la factoría para que sea más digital, con acciones más respetuosas con el medio ambiente y que sea capaz de producir «no solo vehículos de pequeña gama (como el Corsa) sino también de media y alta, que sea una planta modélica en la fabricación de coches eléctricos». La ministra de Industria dijo entonces que la iniciativa tenía «mimbres suficientes para salir adelante».

En los últimos días se ha precisado que el Perte de la electromovilidad, que prevé aprobarse en el Consejo de Ministros de mañana, contará con cuatro grandes pilares en los que estarán representados los elementos fundamentales de la futura industria de la automoción electrificada: litio, baterías (cátodos, celdas y ‘batery pack’), plataformas industriales y componentes. En el tercero de ellos entraría el proyecto de Figueruelas –que incluirá la electrificación de la línea 1, por la que hoy discurren el Opel Crossland y el Citroën C3 Aircross– y en la 2, la de las baterías, estaría la disputada gigafactoría en cuya adjudicación compite Aragón, con gran interés del presidente Lambán.

En el Clúster de Automoción de Aragón (CAAR) hay expectación sobre el contenido de un Perte que beneficiará al sector, aunque en el caso de sus socios están más pendientes de otras ayudas, entre ellas las que próximamente anunciará la DGA.

En todo caso, el interés es mayúsculo –en el sector y fuera de él– si tenemos en cuenta que este primer Perte desvelará los derroteros por los que discurrirá el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, «un proyecto de país que traza la hoja de ruta para la modernización de la economía española, la recuperación del crecimiento económico y la creación de empleo, para la reconstrucción económica sólida, inclusiva y resiliente tras la crisis de la covid, y para responder a los retos de la próxima década», indican desde Moncloa.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión