Opinión
Suscríbete por 1€

la rotonda

Cataluña, ‘¿ens roba?’

Contenido exclusivoOPINIÓNACTUALIZADA 02/07/2021 A LAS 05:00
Aerogeneradores del parque eólico de Escucha (Teruel).
Cataluña '¿ens roba?'
ANTONIO GARCÍA

Junio va a pasar a nuestra pequeña historia de consumidores como el mes con la electricidad más cara de la historia. 

Pero no tiene por qué quedarse así. La propia ministra de Transición Ecológica nos avisaba el martes en el Congreso de que seguirá alta, mientras describía las iniciativas correctoras puestas en marcha con una impotencia pasmosa. Porque ha sido clamoroso que solo haya podido con la reducción del IVA, o sea, a costa de los ingresos públicos, y que apenas se nota en el recibo. Los nuevos horarios domésticos estrafalarios tampoco han ayudado y la factura ha sumado un 38% más respecto a 2020.

Con las bifocales puestas -edad obliga-, mirando hacia abajo sufres por la bofetada del recibo; y si miras hacia arriba, duele la deficiente reversión del bosque de aerogeneradores desplegado en Aragón. Este miércoles se cumplía un año del cierre de la Térmica de Andorra y la única actividad empresarial relevante en el entorno es la referida al desmantelamiento de la propia central.

Frente a los aspavientos antieléctricos que exhibían en el pasado reciente los hoy
ministros, el recibo de la luz sube y sube

Porque en el proceso de descarbonización de la energía se ha ido muy deprisa en aquello que necesitaban las grandes estrategias y compañías, pero sin compensaciones transformadoras para los territorios generadores. De las rentas que se obtienen, un 98% va a las empresas; un 1%, a impuestos para los municipios, y otro 1%, a los propietarios del suelo, en un arbitrario modelo de implantación, que no practica el reparto de cargas y beneficios, y sí premia a unos afectados y perjudica a otros.

Mientras, no se ha creado un cupo de energía bonificada, y por lo tanto imposible de deslocalizar, para incentivar la llegada de nuevas empresas. Una transición a todas luces injusta en la que unos ponen el territorio y otros se llevan el rendimiento. Madrid se nutre de nuestra energía limpia y en Cataluña esperan que Aragón cubra sus necesidades, ante el bloqueo al despliegue de renovables en su comunidad. El pasado 20 de junio, ‘La Vanguardia’ abría su suplemento ‘Dinero’ con el título "La electrodependencia catalana. Con las renovables paralizadas y el fin de las nucleares, Cataluña confía en Aragón", y explicaban cómo el cierre de las nucleares y el bloqueo a las renovables en su territorio les obligará a depender de otras comunidades. Describían que en Cataluña, desde 2009, sólo se ha construido un parque eólico, no tienen ningún otro aprobado por la contestación social y el pacto de gobierno entre ERC y Junts veta los proyectos de gran impacto ambiental.

Esta situación recuerda la llegada de las obras hidráulicas y la frase de Cambó, ministro de Fomento, cuando señalaba que la energía hidroeléctrica "se ha de convertir en un arma formidable de dominación económica". Entonces, como reflejó la exposición "Hay tierras al Este" que con constructiva intención impulsó Javier Lambán, los grandes embalses de Aragón fueron construidos por empresas catalanas y hacia allí se fue el grueso del caudal energético… y una severa sangría humana. En el siglo XXI, es difícil un trasvase humano similar. Lo que sí hay es un gran hartazgo de que siempre pongamos los mismos para mejora de los ya muy mejorados.

Y los que más ponemos
en el mix, sin compensación alguna

Nadie discute el coste de los 30 km de más que recorren cada día los 10 AVEs directos Barcelona-Madrid y viceversa, exceso debido a que la vía pasa obligatoriamente por Tarragona, ya que Jordi Pujol impuso que la línea de AVE conectara las cuatro capitales catalanas. Ese trayecto tiene un consumo energético relevante, que aún acabará generándose en Teruel, donde hay que seguir peleando por la supervivencia del tren a Valencia. ¿Qué diremos, que ‘Catalunya ens roba’?

Preparémonos para la lista de agravios que presentará el nuevo conseller de Economía, Jaume Giró, hasta hace bien poco uno de los ejecutivos financieros de España con más capacidad para presionar y lograr sus objetivos, por interesados y parciales que fueran.

Como escribía ayer en la página de al lado Pepe Melero, más Aragón y menos Aragonés. Y de banda sonora, recuperen en Youtube ‘Dadnos Salou’, de los genios ‘oregoneses’ versionando a los Ramones. Que no nos roben el humor.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión