Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'Las carreteras del Pirineo aragonés'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 29/06/2021 A LAS 05:00
En la Ribagorza esperan con impaciencia la mejora del estrecho tramo Congosto del Ventamillo-Campo
'Las carreteras del Pirineo aragonés'
Javier Navarro

'Las carreteras del Pirineo aragonés'

Hacía un tiempo que no había vuelto al Pirineo. 

Confinamientos y cierres perimetrales hicieron que se postergara mi subida a la parte más bella de la cordillera pirenaica. De paso, por unos pocos días aislarme de lo que preocupa y ocupa a nuestra sociedad en estos meses de pesadillas políticas y sanitarias. Volví a encontrarme con sus prados y valles llenos de verdor por las abundantes lluvias de esta pasada primavera, que han aumentado el caudal de sus ríos y han vuelto a aparecer cascadas y torrentes de desagües de deshielos de sus cumbres. Ibones, espejos naturales de límpidas aguas, que se resisten a extinguirse. Largos paseos de calles empedradas de poblaciones de arquitectura medieval de un pasado histórico. Lugares incomparables, referente nacional y cada vez más internacional, descubiertos por un turismo amante de la naturaleza. Turismo que ha ayudado a mantener y en algún caso aumentar la población, antaño de pueblos y aldeas, ahogadas por la construcción de pantanos. Pero acceder a tan bellos parajes en algunos casos resulta harto complicado. No se trata de grandes carreteras que inviten a la masificación, pero sí de un mínimo de garantías para que los ciudadanos de esas comarcas y visitantes a la hora de acceder a esos paraísos no se encuentren con el infierno. Pasan los años y siguen algunas de las mismas carreteras en estados lamentables. Estrechos congostos como el de Ventanillo-Campo, túnel de Balapur–Fiscal o accesos como el que lleva desde Puértolas a las gargantas de Escuain, con peligrosas pendientes, donde pasar dos vehículos resulta casi imposible. Caminos que se hacen eternos, donde hay que gatear para salvar la vegetación y donde abandonadas y derruidas casas dejan constancia de que todo lo despoblado es cultura y no olvido.

Daniel Gallardo Marín. GARRAPINILLOS (ZARAGOZA)

'Las diecisiete Evau'

Artículo 14 de la Constitución: "Los españoles somos iguales ante la ley". ¿Pero ante qué ley? Hay diecisiete comunidades autónomas y diecisiete maneras de organizar la educación. Este año me ha tocado y por partida doble, gemelas, y me subo por las paredes. Quien ha corregido los exámenes de Inglés de la Evau les ha puesto a las dos un 5 ‘pelao’. Después de 14 años en un colegio cien por cien en inglés y con certificado C2, me da que pensar. Con más gente que hablo más se confirma el 5. Diecisiete Evau distintas, no todos los estudiantes son iguales ante la Lomce. Diecisiete preinscripciones distintas, fechas distintas en cada distrito. Diecisiete ponderaciones distintas. Mismo grado, distinta nota de admisión según el distrito. Diecisiete primeras listas de admisión. Diecisiete matrículas distintas en tiempo y en coste, te tienes que matricular en siete días después de publicarse la lista o pierdes la plaza, y aún no se ha publicado la primera lista de todos los distritos. Y para rematar, la fase extraordinaria para mejorar nota. Excepto en el País Vasco y Galicia, que dan opción en la lista 5ª de admisión, en el resto de las comunidades no sirve para el curso 2021-2022, excepto si quedan plazas sin cubrir. Una sola Evau para toda España, un solo distrito, mismas fechas de exámenes, preinscripciones, ponderaciones, matrículas y coste de créditos.

Luis Carlos Gómez Martínez. ZARAGOZA

'La tarea del alcalde'

El 20 de junio salía en Cartas al Director una titulada ‘El alcalde y la política nacional’, con la que estoy en total desacuerdo. Es cierto que el Sr. Azcón, actual alcalde de Zaragoza, en más de una ocasión es noticia a nivel nacional por sus políticas acertadas o por encabezar las protestas de los alcaldes (de todo signo político) contra las políticas de Sánchez, que tiene a los ayuntamientos totalmente olvidados. Nada puede verse de malo en eso, al contrario. Debemos sentirnos orgullosos de un alcalde que pelea por lo que es de justicia para su ciudad. Puede gustar más o menos el alcalde, pero no reconocer que Zaragoza ha mejorado, como también su imagen exterior, con el Sr. Azcón es estar ciego.

María Luisa Vea Saez. Zaragoza

'El recibo de la luz'

Se trata de un asunto complejo y recurrente. Las muchas variables que intervienen y las lecturas parciales que se suelen hacer no ayudan a comprenderlo. Intentemos meterle pedagogía al tema. Son tres las principales causas. Una: las exageradas primas que hay que pagar, por la introducción en su día de energías alternativas sin madurar y a precio de oro. Lastrarán los precios durante bastante tiempo. Otra razón: los exagerados impuestos que en España tiene que soportar la electricidad. Como están aplicados en porcentajes, el aumento de costes acrecienta su subida. La tercera es el gas natural, que no hace más que recuperar precios pasados después del derrumbe de 2020. Merece una explicación más detallada. El precio de la electricidad sube cuando el año hidrológico es malo, sopla poco viento, los cielos están nublados, nos invade una ola de calor o de frío... En estos casos, hay que poner en marcha las centrales de ciclo combinado, que queman gas natural y encarecen el mix energético. O sea, el precio del kilovatio hora es más caro. Y si el gas y los derechos por contaminar aumentan, todavía más. Por otra parte, achacar el problema a las eléctricas es demagógico. Estas compañías tienen que invertir cantidades ingentes de dinero para la transición energética, para lo cual necesitan un marco regulatorio estable. La cuestión se agudiza cuando ministros y otros altos cargos, sin tener ni idea de los problemas del sector, tienen que elaborar disposiciones legislativas que lo regulen. Pueden naufragar por falta de preparación.

José Luis Cabez Marco. ZARAGOZA

'Oportunidad perdida'

Pasadas varias semanas del incidente en el que Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión, se vio orillada durante la entrevista con el presidente turco Erdogan, mientras Charles Michel, presidente del Consejo, ocupaba el lugar principal, me gustaría aportar una reflexión. Se ha hablado de la inaceptable falta de respeto de los anfitriones y de la falta de tacto de Michel. Pero me gustaría incidir en la reacción de la propia Von der Leyen, aceptando situarse en el lugar secundario. En ese momento, ella no se representaba a sí misma, sino a todos los europeos. Debería haber exigido solventar el problema e impedir comenzar la entrevista hasta que se solucionara. Era cuestión de hacer hueco y traer una silla más. Se hubiera montado revuelo, pero ahora estaríamos hablando de la magnífica personalidad y resolución de la señora Von der Leyen. No me imagino a Angela Merkel o Margaret Thatcher sentadas en el sofá de al lado. Habría contribuido más a la igualdad en los países islámicos que cientos de eslóganes buenistas.

Francisco J. Serrano Ballester. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión