Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'Residencias o cárceles'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 10/06/2021 A LAS 05:00
A pesar del avance de la vacunación, Salud Pública sigue 'cerrando' residencias.
A pesar del avance de la vacunación, Salud Pública sigue 'cerrando' residencias.
Oliver Duch

'Residencias o cárceles'

Y por fin, después de un mes tras otro cobijados bajo la fría soledad de cuatro paredes día y noche, con la sola visita del personal auxiliar a la hora de las comidas y del aseo personal, llegó la hora de un paseo al día de una hora y de esto hará un par de meses, no más, hasta entonces nos teníamos que conformar con media hora a la semana. 

Por desgracia en algunas residencias ha durado poco. Todos vacunados, residentes y personal, pero un día aparece de nuevo la covid, eso sí, nadie grave por fortuna. Pero hay que tomar medidas y Salud Pública decide que hay que cerrar la residencia 28 días desde que se detecta el último caso. Y si pasados esos días volvemos a tener casos, ¿cerramos otros 28 días y así sucesivamente? Otra vez la clausura, de nada sirve la vacuna, los núcleos de convivencia, que haya varias plantas en la residencia y que solo se hayan detectado casos en una. No importa, los volvemos a meter entre las cuatro paredes. ¿Alguien piensa lo que supone para ellos y para las familias volver a empezar con este calvario? Y están enviando a personas contagiadas, con síntomas o sin ellos, tras diez días y sin PCR a trabajar, sin tener en cuenta que muchos están rodeados de compañeros. Además, nos están hablando de certificado covid, cuando una PCR hoy negativa tras 72 horas puede ser positiva y el vacunado no está exento de estar contagiado y de contagiar a los que tiene a su alrededor. ¿O solo hay contagiados en las residencias de mayores? Quiero ver a mi familiar, que en más de un año lo he visto en contadas ocasiones y si no lo mata la covid lo matará la soledad. La última vez que lo vi con total libertad aún decía mi nombre, hoy, debido a su enfermedad y a este cruel encierro, ya no sabe ni pronunciar. Entiendo que se tomen precauciones pero, por favor, piensen en las personas que están en residencias, que ya han sufrido bastante y necesitan del calor de los suyos. Escribo desde la impotencia y la desesperación que siente una hija de no poder ver a su madre, cogerle la mano y decirle cuánto la quiere, porque han conseguido que las residencias se conviertan en auténticas cárceles.

Rosa Llorente Carreira. ZARAGOZA

¿A qué hora poner la lavadora?

Muchas palabras se utilizan mal. Por ejemplo, a todo se llama ‘tema’, cuando su significado es materia de un discurso o argumento de una obra literaria. Y se dice ‘temazo’ a un tema musical que nos parece excelente. Para la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, el temazo no es a qué hora se pone la lavadora, sino quién la pone y quién plancha. El problema, que no el temazo de ahora, señora Calvo, es que el precio de la electricidad está por las nubes y más desde el 1 de junio. Otro problema, que no temazo, es a qué hora enchufamos los electrodomésticos por la reforma de las tarifas eléctricas sujetas desde este mes a tramos horarios, siendo los más caros, ¡cómo no!, cuando más se utilizan. Hay aparatos que pueden utilizarse en horario intermedio, como el lavavajillas, la lavadora y la plancha, pero otros como el refrigerador y la calefacción o el aire acondicionado son de uso continuo o en las horas más caras. Si la factura de la luz era un galimatías, ahora será todavía más complicada y acabaremos pagando más. Las asociaciones de consumidores han aconsejado no romperse la cabeza buscando encender los electrodomésticos en las horas más baratas porque no va a compensar. El horario llano en días laborables sería el correcto y supondría un ahorro de 11 euros al mes. La guinda son los fines de semana, igual que entre las 12 de la noche y las 8 de la mañana, en que se pueden encender todos los aparatos como si fuese una fiesta. Para Carmen Calvo no hay problema con las nuevas tarifas por tramos horarios, el problema es quién pone la lavadora y quién plancha. Se sabe que son las mujeres las que más tiempo dedican a las tareas del hogar y lo malo es que las encuestas revelan que los hombres jóvenes españoles son machistas en una alta proporción.

Antonio Nadal Pería. ZARAGOZA

'Gratamente, la Feria del Libro'

A pesar de que dice el refrán que en martes ni te cases ni te embarques, el martes de la semana pasada estuve navegando por la Feria de Libro en la plaza del Pilar de Zaragoza. No llovió a mares, pero sí chispeaba y en el suelo no había océanos, pero sí charcos. Y a las 21.30, mis calcetines se empezaron a quejar diciendo: "¡Chof, chof!". Y yo les contestaba: "Esperad a que lleguemos a casa". En fin, que hay gente que son como críos, no saben estar... Como les iba diciendo, en la caseta de la Asociación de Escritores de Aragón tuve la suerte de coincidir firmando sus libros con Lourdes Fajó Barrio, Quintín García Muñoz, José María Abad Torres y José Antonio Adell. Y allí mantuvimos una agradable conversación sobre sus libros y el hecho de escribir. Después, compré varios libros que sus autores tuvieron a bien dedicarme. Mientras regresaba a casa para atender los requerimientos de mis infantiles calzas, me iba diciendo: «¡Es un insólito privilegio poder intercambiar opiniones con los autores de los libros que vas a leer! De esa manera, conociendo al autor, se puede comprender mejor su libro». Incluso uno de ellos me recitó una de sus emocionantes poesías. En fin, les dije a mis calcetas: "No siempre los refranes tienen razón, ¿verdad?".

Venancio Rodríguez Sanz. ZARAGOZA

Paso del Estrecho

No sé si con la suspensión de la ‘operación paso del Estrecho’ Marruecos pretende aumentar la presión en su rifirrafe con España, pero pienso que a quien de verdad perjudica es a sus nacionales. Para España esa operación supone muchos más problemas que beneficios.

Bruno Martínez Lacampa. ZARAGOZA

'Discrepemos'

Parece que hoy en día a todos nos causa respeto la palabra ‘discrepar’. Tendríamos que movernos con una mente más abierta, sin llevar los argumentos de los demás al plano emocional. Disentir ante lo que los otros dicen es un proceso que nos puede ayudar a ser más sociables, a ser coherentes con lo que sentimos o hacemos y a reafirmar nuestra identidad. Cuántas veces en los debates políticos el discrepar es entendido por levantar el tono de voz, utilizando improperios y provocaciones. Por otra parte, en grupos de amigos se intenta evitar la divergencia por miedo a acabar mal. Pero la discrepancia propicia la generación de ideas y el descubrir puntos de vista diferentes que nos ayudan a ampliar el horizonte. Así que dejemos los esfuerzos dialécticos para evitar llamar a las cosas por su nombre. Me quedo con una de las muchas frases ingeniosas del gran actor, humorista y escritor estadounidense Groucho Marx: "No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo".

Gema Abad Ballarín. REUS (TARRAGONA)

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión