Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

en nombre propio

Por la libertad

Por
  • Luisa Miñana
OPINIÓNACTUALIZADA 05/06/2021 A LAS 05:00
El actor Javier Arnas, caracterizado para su papel del simio Pedro el Rojo
El actor Javier Arnas, caracterizado para su papel del simio Pedro el Rojo
Ramón Fernández.

Días atrás pudimos ver en El Teatro de la Estación la excelente dramatización de ‘Informe para una Academia’, el breve y perturbador relato de Kafka, al que Javier Arnas, actor dueño de una técnica más que exigente, proporciona una encarnadura crucialmente contemporánea. 

Como el propio intérprete constató en el coloquio mantenido, tras la función, con el público, la oportunidad actual de la idea argumental de la obra, y por tanto del texto original, es evidente. Como lo es, no hay que explicarlo, la tan visionaria como frustrante radicalidad del universo kafkiano. Dice K. en la voz del humanizado mono Pedro el Rojo: "Con la libertad uno se engaña demasiado entre los hombres, ya que, si el sentimiento de libertad es uno de los más sublimes, así de sublimes son también los correspondientes engaños". Hace mucho más tiempo, más de dos mil años, ya deslizó Cicerón, en tono de advertencia: "Pocos valores son tan populares como la libertad". Como todos los fundamentos éticos de la vida, y como las ‘palabras sagradas’ que los representan, la libertad ha sido casi tantas veces bandera izada como proa de grandes avances históricos, como muleta arrastrada para emborronar trampas del poder populista y/o tirano. Kafka nos enseña que a menudo confundimos libertad con encontrar una salida a una situación concreta. Pero hasta hoy jamás había sido tan tristemente trasmutada en unas cuantas copas y el calor del roce en un bar. Más allá de la baja política, urge la reflexión. Por la libertad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión