Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

#YoComproEnAragón

Opinión

Industria y exportaciones

OPINIÓNACTUALIZADA 31/05/2021 A LAS 05:00
Contenedores con material para exportación.
Contenedores con material para exportación.
Europa Press

El drástico parón de la actividad del sector servicios para intentar frenar los contagios de coronavirus ha castigado de modo severo a aquellas economías que tienen ahí sus fuentes principales de ingresos. España ha sufrido el embate de la crisis económica causada por la covid-19, restricciones a la movilidad mediante, con mucha más virulencia que otros países europeos, especialmente por su dependencia de la actividad turística. Esta ha registrado el peor varapalo que se recuerda en décadas, sobre todo en la costa, destino preferido de visitantes británicos, alemanes y rusos.

Economías con más peso industrial, en cambio, han resistido mejor. Así ha ocurrido en Europa, con una Alemania más sólida aún de lo que era, y en el contexto global con países asiáticos de la magnitud de China o más pequeños como Corea del Sur, que ha crecido mucho desde la Segunda Guerra Mundial con la decidida apuesta industrial de sus gobiernos. Exportaciones de empresas de estos países han reforzado sus posicionamientos.

En el contexto nacional, Aragón ha salido mejor parada que la media nacional. Lo han podido comprobar representantes del Gobierno central que han estado en Zaragoza en las últimas semanas. El último de ellos, Carlos San Basilio, director general del Tesoro y Financiación Internacional, que antes de participar en el acto de celebración de los 145 años de Ibercaja se reunió con representantes de los agentes sociales aragoneses y de la propia DGA. Dirigentes de CEOE, la Asociación de la Empresa Familiar, la Cámara de Comercio, Arame y los sindicatos UGT y  CC. OO. le informaron de la situación de nuestro tejido industrial, del empleo perdido este último año y del destacado crecimiento de nuestras exportaciones, realidad esta última que llamó poderosamente su atención.

En marzo pasado, Aragón registró el segundo mejor dato mensual de la serie histórica en ventas de productos y servicios al exterior. La positiva evolución de cuatro sectores de actividad concretos -automoción, alimentos, bienes de equipo y manufactura de consumo- disparó el valor de las exportaciones aragonesas hasta los 1.392,7 millones de euros, con un crecimiento interanual del 34,2%, tasa muy superior al 29,9% del conjunto de España.

El dato de ventas al extranjero de marzo, solo superado por los 1.430 millones de octubre de 2020, tiene especial valor tras reseñar que el registro de las exportaciones de automóviles y componentes de los mismos fue de 411,2 millones de euros, cifra que supone el 29,5% del total, un porcentaje llamativamente inferior al que tradicionalmente ha representado el sector con el empuje de la fábrica de Figueruelas de Opel España, hoy integrada en el grupo Stellantis. Una extraordinaria noticia por lo que supone de diversificación de nuestra economía.

Decía en una entrevista publicada ayer en este diario Amado Franco, presidente de la Fundación Ibercaja, que España tiene desde hace años «un modelo económico muy basado en el turismo y el ladrillo». A continuación señalaba que deberíamos aprovechar la llegada de fondos europeos para «potenciar otros sectores que nos sirvan para afrontar mejor otras crisis». Sectores que incluyen mucho valor añadido como los cuatro que están impulsando a cifras tan extraordinarias los datos de exportaciones aragonesas. Actividades de futuro en las que la digitalización tendrá que estar muy presente. Del éxito de ese reto y de la adaptación de las empresas a nuevas realidades depende nuestro futuro y el de nuevas generaciones.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión