Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

tribuna

El duelo de la media verdad

OPINIÓNACTUALIZADA 26/05/2021 A LAS 05:00
Un cierto pesimismo esperanzado es compatible con la alegría de vivir.
'El duelo de la media verdad'
Krisis'20

A estas alturas, cada uno es consciente de la media verdad –o la mentira- que se esconde detrás de la respuesta clásica a la clásica pregunta de "¿qué tal estás?"

Más aún cuando el paso del tiempo ha interrumpido una relación más o menos estable, que los contornos profesionales o personales han escondido a lo largo de los meses. Cada uno tuerce el gesto a su manera, mientras que en la respuesta escueta se reflejan los perfiles de un duelo, que habrá sido más o menos grave, abierta aún o cicatrizada ya la herida en el corazón.

Todos hemos tenido que hacerle hueco en el alma a un dolor heredado del coronavirus; que guardamos acurrucado muy dentro, sin alharacas, conscientes de que este ataque mundial deja una siembra terrible y cualquiera alrededor esconde también una punzada que le hiere por dentro.

He visto enrojecerse la mirada de aquel que ha perdido a un padre; conmoverse a quien sufre un desgaste acelerado en sus mayores cercanos; y escurrirse de la conversación al que cumple con su labor profesional en un centro sanitario asaltado por el virus.

Hace unos días recuperé el contacto con un compañero veterano, con el que había compartido horas de trabajo. Lo sentí coprotagonista de un proyecto viejo que quise rehabilitar, rescatándolo de ese cajón en el que suelen olvidarse las ideas, y que logré recuperar.

En su conversación pausada, serena, fue describiéndome su pelea por la vida frente a una enfermedad muy grave, que marcaba la caducidad de su futuro; su voluntad de luchar por salir adelante; el asidero decisivo de su esposa, empuje fundamental en sus días de obligado aislamiento en completa soledad en el hospital. Y la tranquilidad de poder contármelo cuando ya los médicos le han anunciado que el peligro está superado.

Me impresionó su relato descosido de compasión, profundo y repleto de sentido común. La sólida convicción de reconocer el perfil de lo fundamental: "Ayuda a darse cuenta de lo que es importante, de lo que merece la pena". Y conformar así la escala de valores de lo esencial. Que viene a sintetizar la verdad del doloroso aprendizaje que nos deja la pandemia.  

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión