Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

tribuna

Divino tesoro

OPINIÓNACTUALIZADA 07/05/2021 A LAS 05:00
Recreación de la Última Cena, una de las cuatro escenas de la exposición en el Alma Mater Museum.
'Divino tesoro'
Francisco Jiménez

El pasado fin de semana, 1 y 2 de mayo, se clausuraba la exposición ‘Como si presente me hallase’, en el Alma Mater Museum. 

Un total de 34 esculturas, de autores aragoneses –Antonio Palao, Félix Burriel o los hermanos Albareda– y españoles, recrean cuatro escenas principales de la religiosidad tradicional: la Última Cena, la Oración en el Huerto, la Crucifixión y la Resurrección. Me quedé con la Cena, grupo escultórico integrado por el ‘Señor de la Cena’ y ‘Apostolado y perrillo’, ambos del sevillano José Antonio Navarro Arteaga. Figuras a tamaño natural y el Padre Nuestro en arameo de fondo, entras en la celebración como una comensal más, sin restricciones.

El vídeo sobre la Semana Santa aragonesa y el tambor, en la voz de Luisa Gavasa, te eleva al paraíso sin probar un solo éxtasis. Y sales a la plaza del Pilar y encuentras a grupitos de jóvenes gritando, y riendo, y fumando, y divirtiéndose, sin mascarillas. A una semana de levantar el estado de alarma. Seguramente es otra forma de religarse con la vida, de celebrar. Me vinieron los dos versos sin duda más citados del nicaragüense Rubén Darío: "Juventud, divino tesoro, / ¡ya te vas para no volver!".

Unas primeras letras a cargo de mis padres, la asociación Auxilia, la parroquia, el Bachillerato a Distancia, colonias de verano, la Universidad presencial, amigos que crecen como racimos, una progresiva normalidad, el eterno enamorarse del amor… Cada generación y etapa trae sus dificultades, y este último año despertar como joven no ha sido sencillo. Confinamiento severo, clases ‘on line’ o semipresenciales, interminables restricciones, relaciones por ‘smarphone’ o ‘tablet’.

Y el virus y las sanciones continúan: mascarillas, bebidas en la calle, distancias en interiores, fumar a menos de dos metros, no confinamiento domiciliario, fiestas ilegales… Y además, las pruebas después de varios días contagiados, test poco fiables, bajo porcentaje de vacunación.

Educación sentimental más ansia de aire libre. El autor de ‘Azul’ y ‘Cantos de vida y esperanza’ escribía a su amor de madurez: "Lazarillo de Dios en mi sendero, / Francisca Sánchez, acompáñame". Siempre le urgieron el abrazo y el beso, "síntesis de eternidad".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión