Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Cartas al director de HERALDO: 'Las aceras, llenas de obstáculos para invidentes'

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 04/05/2021 A LAS 05:00
Patinetes aparcados en las aceras de Zaragoza
Patinetes aparcados en las aceras de Zaragoza
Heraldo.es

Las aceras, llenas de obstáculos para invidentes

Según la Ley 8/1993, "se entiende por barrera cualquier impedimento, traba u obstáculo que limite o impida el acceso, la libertad de movimiento, la estancia y la circulación con seguridad de las personas". En principio existen tres tipos: las BAU o ‘barreras arquitectónicas urbanísticas’, que impide que las personas con silla de ruedas o con un cochecito de bebé puedan circular cómodamente; las BAE o ‘barreras arquitectónicas de edificación’, presentes en el interior de los edificios, y las BAT o ‘barreras arquitectónicas de transporte’, que impiden o dificultan el uso del transporte público. Hemos avanzado mucho en estos epígrafes, cinturones de seguridad para sillas y carritos en el transporte público, información sonora de las paradas, plataformas de elevadas para simplificar el acceso, escritura braille en cajeros, ascensores y envases de medicamentos, semáforos sonoros... Sin embargo todavía quedan cosas por hacer. Un invidente recuerda los itinerarios que diariamente debe recorrer, pero el uso indiscriminado de elementos móviles le está complicando en gran manera su vida. Por eso habría que añadir las BAM o ‘barreras móviles’. Las aceras de Zaragoza se han convertido en una pista americana para el colectivo de las personas ciegas. Patinetes públicos o privados, bicicletas, motocicletas que se aparcan al libre albedrío del usuario, a veces bien y otras mal. Si un coche está mal aparcado se le sanciona o se lo retira. Pues lo mismo debería pasar con estos ingenios. Si están mal ubicadas la Policía Municipal debería retirarlos. La gran mayoría son de alquiler y el Ayuntamiento no debería olvidar que tiene una responsabilidad subsidiaria. Ruego a la autoridad competente que, con el asesoramiento técnico de la ONCE, tome cartas en el asunto para resolver la situación.

Miguel Ángel Marqueta. ZARAGOZA

Docentes sin vacunar

Me dirijo a ustedes para mostrar mi indignación por lo que está ocurriendo con la vacuna de Astra Zeneca. Soy docente menor de 60 años y, mientras la mayoría de mis compañeros al menos están protegidos con una dosis, todavía quedamos muchos que no hemos recibido ninguna y no se nos da explicación alguna. Mientas, seguimos estando expuestos en aulas llenas de alumnos. Solo queremos que nos informen sobre lo que piensan hacer.

Ángel Luis Sánchez Gómez. UTRILLAS (TERUEL)

Mejorar las pensiones

Seguimos anclados en esta horrorosa pandemia de la que han fallecido infinidad de personas, muchas de ellas pensionistas. ¿A qué voy con todo esto? A que el Estado dejará de pagar a todos los jubilados que desafortunadamente han fallecido, sea por culpa de la covid o por otras circunstancias, y que ya no están con nosotros, por lo que se ahorrarán esas cantidades. Muchas personas cobran su jubilación y es tan baja que casi no tienen ni para vivir. El Gobierno, en vez de pensar solamente en ellos o desperdiciar el dinero en otras cosas, podría preocuparse de dichos pensionistas y compensarles de alguna manera para que pudiesen tener una vida un poco más aceptable y que no han tenido desde que se jubilaron. Se sabe que tienes la jubilación que te pertenece dependiendo de lo que has cotizado, pero eso no quita para que a los que tienen una jubilación ridícula porque en su momento cotizaban muy bajo ahora les alegrasen un poco la vida. Luego nos piden que vayamos a votar. ¿De qué nos sirve después reivindicar las cosas si no nos hacen caso? Se han visto muchas manifestaciones solicitando al Gobierno compensar las pensiones antiguas con las actuales, ahora tienen la oportunidad, con lo que está pasando, para hacerlo. Y quiero también reivindicar que las pensiones de viudedad no han estado nunca ni lo están ahora bien contemplada. Cuando uno de los dos cónyuges es pensionista y fallece lo que sería normal es que la otra persona cobrara lo que hasta ese momento estaba cobrando la persona fallecida. ¿Por qué pasa a cobrar el 55% cuando debería cobrar el 100%? Es una pregunta que hago a la persona que proceda para que lo explique de manera que lo podamos entender. No quiero finalizar sin decir que ya veremos a ver qué es lo que pasa cuando envíen a Europa el proyecto de pensiones, miedo me da.

Juan Manuel Moreno Hernández. ZARAGOZA

Impuestos anacrónicos

La covid ha ocasionado en España decenas de miles de fallecimientos. Una enorme desgracia que afecta doblemente a los familiares, no solo por la pérdida de un ser querido sino por las consecuencias económicas que conlleva aplicar el impuesto de sucesiones a causa del afán recaudatorio del PSOE. Muchas de las herencias que deja la pandemia son viviendas y modestas cuentas de ahorro resultado del trabajo y sacrificio de toda una vida. Con el impuesto de sucesiones, en la práctica, los herederos tienen que recomprar sus propios bienes. Hacer frente al impuesto de sucesiones se ha convertido en una pesadilla. Es de agradecer la intención de la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, de seguir bajando este injusto impuesto, de facilitar el acceso de los hijos a los en muchos casos escasos bienes que les dejan sus padres. Tratar de evitar tales agobios económicos beneficia a todos. Sería de desear que el presidente Sánchez, su PSOE y los que gobiernan en comunidades autónomas sean también sensibles a la necesidad de reducir esta grave carga impositiva. Y que reconsideren el impuesto de donaciones de padres a hijos o a familiares directos, en la medida en que ocasiona similares perjuicios. Ambos impuestos son regalar el trabajo de toda una vida al Estado. Son anacrónicos y lesivos.

Joaquín Mañeru López. ZARAGOZA

Hartos de frivolidades

Estamos viviendo momentos de ansiedad y confusión ante las noticias de la covid y de los avatares políticos. Crispación, nerviosismo, ataques personales, lenguaje soez. Violencia verbal que en nada beneficia a la convivencia ni a la formación de una opinión válida y objetiva. Estadísticas confusas y demasiado dispersas. No son momentos para el bombardeo al que nos están sometiendo con las opiniones pueriles y ridículas de ciertos cantantes más o menos ‘demodés’ y ciertos personajes más o menos públicos con sus separaciones, enfermedades y partos. Entiendo que tiene que haber ‘ecos de sociedad’. Lo que no comprendo es la prioridad informativa a veces muy por delante de noticias verdaderamente importantes. O a lo mejor han cambiado las preferencias de una sociedad harta de todo y que prefiere las frivolidades informativas y la opinión de personajes cuyo único mérito es ser más o menos famosos

Mariano Ara Báguena. ZARAGOZA

Las cartas al director no deben exceder de 20 líneas (1.500 caracteres) y han de incluir la identificación completa del autor (nombre, apellidos, DNI, dirección y teléfono). HERALDO se reserva el derecho de extractarlas y publicarlas debidamente firmadas.

cartas@heraldo.es

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión