Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

en nombre propio

Historias del callejero

OPINIÓNACTUALIZADA 01/05/2021 A LAS 05:00
Jesús Comín, abuelo del exconsejero Antoni Comín, que fue jefe de los carlistas en Aragón.
Jesús Comín, abuelo del exconsejero Antoni Comín, que fue jefe de los carlistas en Aragón.
Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo Americana

La calle Ana Isabel Herrero se llamaba antes Jesús Comín y recordaba al líder carlista aragonés, hijo y nieto de carlistas: su abuelo Bievenido Comín fue escritor y jefe del Partido Carlista en Aragón, y su padre Francisco J. Comín llegó a ser decano de Derecho y escribió manifiestos para Jaime III. 

Jesús Comín fue también jefe de los carlistas aragoneses y organizó algunos tercios de requetés que le convirtieron en figura clave de la sublevación militar en Zaragoza de julio de 1936. Pero su hijo, el también zaragozano Alfonso Comín, sin dejar de ser cristiano, se hizo comunista. Fue uno de los fundadores del Frente de Liberación Popular, militó en Bandera Roja y en el PSUC, y en 1973 fundó Cristianos para el Socialismo. Los terroristas del GRAPO, el brazo armado del PCE (reconstituido), asesinaron en 2006 a la empresaria zaragozana Ana Isabel Herrero. Y el nombre de ésta sustituyó al de Jesús Comín en el callejero. Qué vueltas da la vida y cómo son las cosas. Jesús Comín luchó por ganar la guerra, pero el paso de los años y la llegada de la democracia lo derrotaron y borraron su nombre. Su hijo, que abjuró de la tradición familiar, murió a los 46 años, sin llegar a ver cómo unos que también se proclamaban comunistas, pero que sin embargo tan lejos estaban de él, asesinaban sin sentido a la empresaria. Los asesinos del GRAPO fueron detenidos y se van a pasar media vida en la cárcel sin lograr uno solo de sus objetivos. La que más perdió, la pobre Ana Isabel Herrero, que murió por nada y para nada. Cuántas historias en una sola calle.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión