Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

Opinión

Política con mayúsculas

OPINIÓNACTUALIZADA 23/04/2021 A LAS 05:00
Un pleno de las Cortes de Aragón.
Un pleno de las Cortes de Aragón.
Guillermo Mestre

Aragón no es Madrid. Se esfuerza por marcar distancias el presidente de las Cortes, Javier Sada, curtido en mil batallas políticas tras 30 años en política que le permiten reconocer, sin ambages, que siente «vergüenza» al asistir a los sainetes que con demasiada frecuencia se escenifican en el Congreso de los Diputados. 

Será porque el talante aragonés, abierto, noble y solidario, hace que, hasta en los peores momentos de la historia, se redoblen los esfuerzos para intentar sellar acuerdos. Experiencia hay, tras años de gobiernos de coalición en Aragón que se constituyen con pactos a dos (PP-PAR, PSOE-PAR, PSOE-CHA) y hasta a cuatro (PSOE, PAR, Podemos y CHA), como el actual, en un acuerdo transversal tan difícil de prever como de explicar. Pero que funciona. Ahí está, superando la covid sin que trasciendan rifirrafes de puertas para afuera.

La política de pactos es Política con mayúsculas. Se practica de derecha a izquierda, de izquierda a derecha, para cuestiones trascendentales para la Comunidad que requieren un amplio consenso. El diálogo se mantiene en los peores momentos. Como ocurrió en 2001, cuando la aprobación del Plan Hidrológico que avalaba el trasvase del Ebro llevó a más de 350.000 aragoneses a protestar por las calles de Madrid. Se deshacía en esfuerzos el presidente regional del PP, Manuel Giménez Abad, para conseguir tender puentes de diálogo e intentar alcanzar puntos de encuentro. Y en ello estaba cuando, hace 20 años, murió víctima de terroristas sin escrúpulos de ETA. En las Cortes quedó su talante, su capacidad de discrepar sin crispar, de anteponer los intereses de la Comunidad.

No se estilan en las Cortes las salidas de tono. Discurren serenos los plenos, donde se confrontan ideas pero manteniendo (casi siempre) las formas. Lejos de Madrid y de sus zafios enfrentamientos, impropios de un país que busca superar una pandemia. A voz en grito, rozando el esperpento, olvidando que la Política con mayúscula es la que se construye a base de diálogo y consenso. Exportando crispación cuando deberían importar de las autonomías su capacidad para sellar acuerdos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión