Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

la columna

El otro viaje estelar

OPINIÓNACTUALIZADA 25/02/2021 A LAS 01:00
NASA's Mars 2020 Perseverance Rover launch in Cape Canaveral
'El otro viaje estelar'
JOE SKIPPER

Estos días hemos sabido de dos viajes extraordinarios. Uno comenzó el 30 de julio de 2020 en Cabo Cañaveral y culminó el 18 de febrero pasado en la superficie de Marte, donde se posó el robot Perseverance, tras siete minutos de minuto retransmitidos a todo el mundo. La hazaña especial fue celebrada en directo por la directora del vuelo, una mujer llamada Diana Trujillo, que había realizado, hasta llegar a ese momento, un viaje igual o más difícil que el del ingenio espacial.

Trujillo nació en Colombia hace 40 años. Los medios han contado que llegó a Estados Unidos con 17 años, 300 dólares en el bolsillo, con su madre, recién separada, y sin saber inglés. En ese contexto se entienden las palabras que pronunció en un acto público -la ‘Makers Conference’-, en 2019: "Estoy aquí para recordaros que nosotras las mujeres valemos, que no es que yo sea especial por salir de casa o sobrevivir a la violencia machista, es porque traté de redirigí mi vida". Trujillo se ganó la vida limpiando casas y logró entrar en la Universidad. Eligió ser astronauta, porque era muy buena en matemáticas y, sobre todo, porque no se puso límites. En 2007, fue la única latina seleccionada para el Programa de la Academia de la NASA. El resto es historia. El sueño de la agencia espacial por llegar a Marte y buscar resquicios de vida es la otra cara del sueño particular de Diana. Ahora, además de lanzar naves hacia las estrellas, se dedica a animar a las jóvenes a que apunten tan alto como puedan, siguiendo, por ejemplo, sus firmes pasos en la industria espacial. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión