Despliega el menú
Opinión

opinión

Nostalgia de Cachi

OPINIÓNACTUALIZADA 20/02/2021 A LAS 01:00
Cachi y una de sus metamorfosis de vestuario.
'Nostalgia de Cachi'
Archivo Matías Uribe

A comienzos de los años ochenta del siglo pasado, la juventud española empezó a visitar Londres, como ya era tradición entre ciertas élites patrias, sobre todo desde el siglo XIX, cuando dicha ciudad se convirtió en la capital de casi todas las fortunas y de todos los exilios. Ahora bien, la juventud que se permitía aquellos viajes londinenses era minoritaria y privilegiada, ya que volar salía muy caro y el país no era lo boyante que la desmemoria actual pretende hacer creer.

Además, en general, dicho privilegio no incluía pasajes en primera clase ni pernoctar en hoteles finos. La muchachada se alojaba en casas humildes que ofrecían cama y desayuno, o en las habitaciones de las amistades que sobrevivían en la metrópoli, con la excusa de aprender inglés. Se comía y se bebía en los parques, a cambio de volver vistiendo alguna prenda exótica de mercadillo y con unos cuantos vinilos. Buena parte de estos iban a parar a las tiendas especializadas. Otros sonaban en programas como ‘El selector’, de Julián Torres ‘Cachi’, aportando la calidad musical que a la ‘movida’ nacional le solía faltar.

Otro producto que importó aquella juventud fue la imagen de los policías de Londres, los ‘bobbies’, patrullando sin pistola, que es de lo que iba a tratar esta columna, antes de que la dominara la nostalgia de unas escapadas que otras personas hicieron por mí. Así que dejaré el asunto para otro día, persuadido, al menos, de que esta digresión será del provecho de la gente más joven, que no vivió aquellos tiempos y que, por otra parte, es la que más sigue esta sección del periódico.

Etiquetas
Comentarios