Despliega el menú
Opinión

Opinión

Genialidades sin escuela ni industria

OPINIÓNACTUALIZADA 19/02/2021 A LAS 02:00
Equipo de la película 'Las niñas' de la aragonesa Pilar Palomero
Parte del equipo de la película 'Las niñas', de la zaragozana Pilar Palomero
Efe

Aquí, a la mínima, se habla de edades de oro. Que logran dar con la tecla en sus últimos libros un par de escritores y trascienden nacionalmente, ya lo tenemos, un nuevo parnaso aragonés; que coinciden en Madrid unos buenos montajes teatrales en los que participan algunos de nuestros dramaturgos o actores, otra cima conquistada para las artes escénicas autóctonas; si algún grupo o solista logra armar una gira apañada, se constata ya que la música local ha entrado en una era de excelencia; cuando coincide que un artista logra una beca y otro consigue exponer en una galería de postín, un renacer de la plástica…

Últimamente el mantra se repite con el cine, sobre todo, desde el año pasado, gracias a los reconocimientos que está logrando la talentosa Pilar Palomero con la película ‘Las niñas’, los cuales podrán culminar en una buena cosecha de premios en la próxima gala de entrega de los Goya. Y no está mal la inyección de autoestima, más en una tierra tan dada en ocasiones a laminar lo propio. Aunque, si uno se pone a repasar la nómina de los creadores que están despuntando, se encontrará con que la mayoría han construido su carrera forzosamente por libre y es difícil anclarlos en un grupo o generación; con que muchos hace tiempo que se mudaron fuera de Aragón; o con que, en el caso de los que dirigen obras colectivas, aunque hayan contado con aragoneses en sus equipos, habitualmente trabajan para empresas radicadas en otras comunidades autónomas. El retorno de sus éxitos es así mucho más escaso del que pudiera, más allá de que alientan ese orgullo colectivo y pueden inspirar a a paisanos con inquietudes culturales semejantes.

El tópico que se cumple es que Aragón es tierra de genios, pero faltan escuela e industria. Fiándolo todo a la aparición cada cierto tiempo de esas personalidades únicas, sin proveerlas de un contexto donde puedan subsistir y proyectarse, se pierden muchas oportunidades.

Etiquetas
Comentarios