Despliega el menú
Opinión

Opinión

Un empeño regenerador

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 17/01/2021 A LAS 02:00
FILE PHOTO: U.S. President-elect Joe Biden speaks as he announces members of economics and jobs team at his transition headquarters in Wilmington, Delaware, U.S., January 8, 2021. REUTERS/Kevin Lamarque/File Photo[[[REUTERS VOCENTO]]] USA-BIDEN/DEESE-CLIMATE
Joseph Biden tomará posesión como presidente de Estados Unidos el día 20.
Kevin Lamarque / Reuters

La división social y política que sufre Estados Unidos, irresponsablemente azuzada por el populismo de Donald Trump, costará años en superarse. El discurso del odio y el enfrentamiento, que ha sumido a la que está considerada como la primera democracia del mundo en un abierto desprestigio internacional, coloca al presidente electo Joseph Biden ante la obligación de recuperar el clima de unidad en el que se encuentran asentados los principios constitucionales de la nación, los mismos que han protegido las libertades de los estadounidenses. Biden, que recibe un país fragmentado, llega a la Casa Blanca con una de las tareas más complicadas a la que puede enfrentarse un mandatario público.

El lema central del discurso de la toma de posesión de Joseph Biden del próximo 20 de enero -EE. UU. unido- resume a la perfección la situación por la que atraviesa el país y cuál debe ser la prioridad del presidente demócrata. La fractura que sufre Estados Unidos, arropada y sostenida por el trumpismo y que ha desdibujado el peso de una democracia que desde su fundación supo trasladar a su ciudadanía el valor de la defensa de las libertades, exigirá de un especial empeño político para su cura. No cabe duda de que la realidad poliédrica estadounidense fija un compendio de difícil interpretación plagado de todo tipo de apreciaciones, pero la etapa de la presidencia de Donald Trump que concluye esta semana ha exacerbado el protagonismo de los extremos. Trump, convertido en el primer presidente de la historia americana que sufre dos procesos de ‘impeachment’ y que ha sostenido su mandato en la mentira y el desprestigio institucional -expresado en el asalto al Capitolio- ha confirmado la peor de las previsiones causando un grave daño al Partido Republicano. Queda ahora por descubrir el papel que jugará Trump fuera de la Casa Blanca.

Etiquetas
Comentarios