Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

Nada

Por
  • Eva Cosculluela
OPINIÓNACTUALIZADA 10/01/2021 A LAS 01:00
Una caricatura de Laforet
Una caricatura de Carmen Laforet, autora de 'Nada'
HA

Como cada noche de Reyes desde 1945, esta semana se ha fallado el Premio Nadal, el más antiguo de nuestro país. Nació de la mano de Destino, que por entonces aún no era una editorial, sino una revista, y estaba dotado con 5.000 pesetas. Para darle fuste, los organizadores pensaron que sería bueno que esa primera edición la ganara alguien conocido y con prestigio literario, y creyeron que el escritor y periodista César González Ruano le daría la relevancia que buscaban. Eligieron un jurado muy favorable a premiarlo y parecía todo atado, pero a última hora, el día en que acababa el plazo de admisión, llegó un manuscrito de una jovencísima autora desconocida que fascinó a algunos miembros del jurado y finalmente se alzó con el premio. González Ruano, hombre de carácter que daba por hecho ser ganador, se enfadó mucho, y cuando los responsables de Destino fueron a darle explicaciones, espetó: "¿Es que no sabéis que en España los premios se han dado siempre a los amigos? ¡Dónde se ha visto que un premio sea para el libro que nos parezca mejor!". Desde entonces, lo han ganado los escritores más importantes: Miguel Delibes, Rafael Sánchez Ferlosio, Carmen Martín Gaite o Ana María Matute, por ejemplo.

La jovencísima escritora desconocida —sólo tenía veintitrés años— era Carmen Laforet, y la maravillosa ‘Nada’ es una de las novelas más importantes de la literatura española contemporánea. Este año se cumple el centenario de su nacimiento y no se me ocurre mejor celebración que volver a leerla.

Etiquetas