Opinión
Suscríbete

Opinión

Y ahora falta el homenaje

OPINIÓNACTUALIZADA 13/12/2020 A LAS 02:00
Múgica Garmendia (2º por la derecha), a su salida de la prisión de Zuera.
Múgica Garmendia (2º por la derecha), a su salida de la prisión de Zuera.
Toni Galán

¿Qué ministro hablará? ¿Quién será al que le toque explicar la coincidencia? ¿Quién nos trasladará ahora que la política de hoy es más compleja que la de hace unos años? ¿Quién nos intentará vender que estas ‘cosas’ pasan? Jamás nadie pudo imaginar la situación más abyecta, la que se produjo por efecto de la completa falta de sensibilidad de un gobierno extraviado, más pendiente de acercar presos a cárceles próximas al País Vasco, como Zuera, mientras mira para otro lado cuando dejan libre a Pakito en ese mismo centro penitenciario, un sanguinario que sigue sin arrepentirse de haber matado a 11 personas en la Casa Cuartel de Zaragoza.

A la misma hora que Lucía Ruiz, víctima de aquel atentado y delegada de la AVT en Aragón, depositaba un clavel blanco en el monumento en recuerdo de las víctimas, a Francisco Múgica Garmendia le dijeron que ya podía marcharse. Daba igual el día, la hora, las circunstancias. Ningún prohombre de la Justicia cayó en que a Pakito le premiaban 33 años después de haber asesinado a cinco niñas. Nadie lo tuvo en cuenta. Los que sufrieron se quedaron con el dolor, con la ausencia, como siempre, como cada año. Los verdugos, en cambio, seguirán la senda que les ha marcado un gobierno amigo que ha pactado con Bildu los presupuestos a cambio de la indignidad. Continuarán llegando los presos asesinos a Zuera mientras a Pakito sus vecinos le estarán organizando a estas horas el gran homenaje a un gudari, a un héroe que jamás se ha arrepentido de sus asesinatos. Serán los mismos vecinos que acudieron a Zuera para recogerlo y agredir a los periodistas de este periódico que hacían su trabajo. Les faltó trasladarse al lugar del atentado y escupir sobre el monolito. Esa gentuza de mucha pistola y escasa inteligencia maneja ahora los destinos de todos los españoles a través de las Cuentas del Estado gracias a la generosidad del Gobierno presidido por Pedro Sánchez, indulgente con los herederos de ETA, cumplidor escrupuloso de la ley penitenciaria, pero escasamente empático con quienes le reclaman que suelte amarras con los secesionistas. La grandeza de las víctimas, infinita, estará siempre respaldada por todos los aragoneses. Que sí recuerdan y que nunca olvidarán.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión