Despliega el menú
Opinión

Opinión

Internet, un servicio esencial

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 30/11/2020 A LAS 02:00
La covid-19 ha disparado el uso de internet.
La covid-19 ha disparado el uso de internet.
HA

Los nueve meses de pandemia, el confinamiento y las restricciones de movilidad están poniendo en evidencia las limitaciones que en Aragón aún tiene internet. Unos 350 núcleos rurales disponen de una conexión insuficiente y obsoleta. Además, aunque el 92% de los hogares tienen este servicio, solo un 59% es por cable o fibra óptica. La consecuencia es que muchos ciudadanos no pueden trabajar desde casa, conectar a sus hijos a la escuela o acceder a servicios digitales y telemedicina. La DGA está intentando ampliar la red a donde no llegan las compañías privadas por no resultarles rentable. Sin embargo, debe convertirse en una auténtica prioridad. 

En Aragón, aún hay 209 poblaciones sin una red básica de banda ancha (30 megas) y otros 143 núcleos no tienen un servicio de calidad porque el despliegue del proyecto Conecta Aragón no acaba de garantizarles una conexión eficiente. Las restricciones de movilidad impuestas por la covid-19 han demostrado, sobre todo en el medio rural, que la definición de banda ancha manejada en los últimos años es insuficiente para que ciudadanos y empresas puedan desenvolverse de manera eficaz dada la proliferación de videoconferencias, teletrabajo, teleformación, compra ‘online’ y servicios de ocio, convertidos ya en elementos cotidianos. Con frecuencia, tener o no tener internet de calidad es la diferencia entre poder vivir o no en un pueblo.

La digitalización de la Comunidad, ya de por sí urgente antes de la pandemia, debe acelerarse ahora. El objetivo es no dejar a nadie fuera y reanimar la economía con rapidez, sobre todo ahora que hay fondos europeos específicos. Disponer de una conexión de 100 megas para el 100% de la población y el todavía incipiente despliegue del 5G son fundamentales para la vertebración de Aragón. De cumplirse este objetivo en el plazo de menos de un lustro podría darse un vuelco a problemas como la despoblación.

Etiquetas