Despliega el menú
Opinión

Opinión

Unos presupuestos mejorables

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 28/10/2020 A LAS 02:00
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias presentan el proyecto de Presupuestos antes de ser aprobado en Consejo de Ministros
Presentación del anteproyecto de Presupuestos
EFE

Aunque se queda muy lejos de las pretensiones de Podemos, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021 recoge una subida de impuestos, en concreto para rentas altas y grandes empresas. La vicepresidenta tercera, Nadia Calviño, ha querido enviar un mensaje conciliador al mundo económico para dejar claro que todas estas medidas apenas son «ajustes» sobre tributos ya existentes. No obstante, los recursos obtenidos por esta subida fiscal serán muy inferiores al posible perjuicio que pueden provocar en la imagen del país para atraer inversiones y para evitar fugas de capitales. 

El PSOE y Unidas Podemos han pactado una subida de impuestos para rentas altas y grandes empresas menor de la que figura en su acuerdo de gobierno. Además, se reducen los beneficios fiscales de los planes de pensiones. Otro apartado diferente es el gravamen del diésel, que pasa de 30,7 a 34,5 céntimos de euros por litro para los no profesionales. Finalmente, pues, se sube el IRPF, pero de manera poco significativa por el pequeño número de personas a quienes afecta: se incrementa tres puntos el tipo para las rentas de capital de más de 200.000 euros, y dos en el caso de las rentas de trabajo superiores a 300.000 euros. Se subirá también el impuesto de sociedades para grandes grupos empresariales, y asciende un punto el impuesto de patrimonio para patrimonios de más de diez millones de euros. La recaudación fiscal que se obtendrá de estos aranceles será escasa y, por lo demás, desvía al Ejecutivo de la que debe ser su prioridad en estos momentos, reiniciar el motor económico para regresar cuanto antes al ciclo expansivo interrumpido por la pandemia. Este objetivo no se consigue subiendo impuestos. Eso vendrá después, cuando las empresas estén de nuevo a pleno rendimiento. Ahora lo que resulta esencial es garantizar las rentas de trabajadores, clases pasivas y empresarios para que todos puedan gastar e invertir. 

Etiquetas