Despliega el menú
Opinión

Opinión

La luz en una maleta

OPINIÓNACTUALIZADA 16/10/2020 A LAS 02:00
La luz en una maleta
La luz en una maleta
Pixabay

Se puede meter luz en una ‘maleta’ y transportarla a otro lado. Aunque a la mayoría de los mortales se nos escapa el alcance de este hallazgo científico que se acaba de dar a conocer, está considerado un hito de la física cuántica. Esta luz no viaja en un equipaje al uso: va dentro de una ‘maleta’ muy especial, hecha de átomos de rubidio 87 ultrafríos.

Los investigadores alemanes de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz responsables del descubrimiento han recordado que la luz es muy difícil de "atrapar" y, por tanto, de trasladar de un sitio a otro de forma controlada porque se acaba perdiendo. De ahí el interés que suscita su logro: se trata de poder almacenar y recuperar información cuántica óptica. Así que los físicos pueden utilizar este método para transportar nubes atómicas que sirven como memoria de luz. Por ejemplo, permitirá desarrollar extraordinarios dispositivos cuánticos.

Y mientras este hito se suma a la carrera por la supremacía cuántica y por la creación de neuronas artificiales cada vez más afinadas, a la mayoría de los mortales también se nos escapa por qué es tan difícil que se haga la luz dentro de algunas mentes pensantes que dirigen los designios de los ciudadanos.

Si no se iluminan sus cerebros, difícilmente podrán arrojar la claridad necesaria para avanzar. Tal vez se deba a que están hechos de titanio, mucho más duro que el rubidio.

En lo que a fuerzas físicas se refiere, de lo que más saben es de fricción. No hay más que repasar las nada edificantes intervenciones de sus señorías en el hemiciclo.

Etiquetas