Despliega el menú
Opinión

Opinión

Una atípica Fiesta Nacional

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 13/10/2020 A LAS 02:00
Los Reyes presiden un 12-O sin desfile militar.
Los Reyes presiden un 12-O sin desfile militar.
Agencias

Los Reyes han presidido, junto a sus hijas, los actos conmemorativos del día de la Fiesta Nacional, reducidos a una pequeña parada militar celebrada en la Plaza de la Armería del Palacio Real. Bajo el lema «el esfuerzo que nos une», los representantes de las instituciones del Estado y la clase política se han reunido en un estéril clima de polarización y desencuentro. Cuando España afronta uno de los momentos más complicados de su historia reciente, los líderes políticos y sociales están obligados a centrar sus esfuerzos, con magnanimidad, en la defensa del interés general.

El coronavirus ha marcado este año la conmemoración del 12 de octubre. La sencilla y austera ceremonia, de cualquier modo, ha permitido reunir a personalidades y dirigentes que han estado y están enfrentados desde hace semanas por distintas cuestiones. El acto ha dejado imágenes como la del jefe del Estado con Pablo Iglesias, la de Pedro Sánchez con Isabel Díaz Ayuso, o la del vicepresidente segundo del Gobierno con el presidente del Tribunal Supremo, que tendrá que decidir sobre su imputación o no en el caso Dina. La normalidad institucional no ha podido difuminar el enconamiento que sufre el escenario político español.

El interés partidista, más que el bien de la ciudadanía, parece motivar las actuaciones de la mayoría de los partidos políticos dentro de una lógica de polarización con nefastas consecuencias en la gestión de la crisis sanitaria y también de la económica. Con varias comunidades autónomas, como Cataluña y Navarra, adoptando medidas más drásticas para toda la población ante el incremento imparable de los contagios de la covid-19, la clase política debe hacer un esfuerzo para salir del pensamiento táctico, abrazar el estratégico y asumir que los graves momentos por los que atraviesa el país solo podrán superarse con lealtad institucional y sentido de Estado.

Etiquetas