Despliega el menú
Opinión

Opinión

Zaragoza, ante el reto de la pospandemia

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 12/10/2020 A LAS 02:00
Vista aérea de edificios de viviendas y oficinas del centro de Zaragoza
Vista aérea de edificios de viviendas y oficinas del centro de Zaragoza
José Miguel Marco

Con el coronavirus aún sin controlar en buena parte del mundo y a la espera de una vacuna eficaz que permita recuperar la normalidad, Zaragoza celebra hoy el Día del Pilar con la voluntad de seguir trabajando en varios proyectos estratégicos, tanto públicos como privados, con los que pretende reactivar cuanto antes la economía y el empleo. El comercio, la innovación, la rehabilitación urbana, la logística o la energía son algunas de las apuestas de una ciudad que aspira a recuperarse deprisa de una crisis que ha desplomado el PIB y ha sumido a los ciudadanos en la incertidumbre. A pesar de todo, la capital aragonesa debe reforzar su perfil y desarrollar su potencial encarando el futuro en actitud activa

La covid-19 dejará secuelas en todas las poblaciones de Aragón, obligadas a tomar un nuevo impulso para recuperar la vitalidad y energía perdidas. En este contexto, es obvio que Zaragoza no es una excepción. Al contrario, por sus características y por su condición de capital de la Comunidad debe marcar en muchos aspectos el camino a seguir en esa reactivación tan necesaria. Primero, esmerándose al máximo para cumplir de forma ejemplar las exigencias sanitarias. Segundo, trabajando con ahínco para poner en marcha la hoja de ruta con el objetivo de revertir la actual situación. A ello debe contribuir la unidad de acción de todas las entidades, tanto políticas como sociales, para asegurar la solidez del sistema sanitario y la ejecución de proyectos e inversiones que permitan afrontar el reto de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Hay que seguir poniendo en marcha medidas de choque para frenar la caída económica y reactivar sectores como los autónomos, el comercio y la restauración. Y, a medio plazo, hay que apostar por ganar peso en sectores estratégicos como el logístico, el agroalimentario, el tecnológico, el energético y el medioambiental. No hay virus que pueda con los buenos proyectos. Marcarse objetivos y fechas puede ayudar a movilizar recursos y a todas las partes necesarias para la reactivación de Zaragoza y de toda la Comunidad. En este sentido, se impone que el alcalde Jorge Azcón y el presidente Javier Lambán, junto con el Gobierno de la nación, trabajen juntos para conseguir que el conjunto de la Comunidad, con su capital a la cabeza, pueda avanzar con la máxima rapidez y seguridad para reactivar la economía y recuperar lo antes posible la tan ansiada normalidad. En la adaptación a los cambios que provoque la covid-19, el papel de instituciones y ciudadanos es determinante. De la suma de las decisiones que tomemos cada uno emergerá, en buena medida, un modelo u otro de ciudad. La reactivación es una misión colectiva.

Etiquetas