Despliega el menú
Opinión

página 2

La feria de las vanidades

Por
  • Esperanza Pamplona
OPINIÓNACTUALIZADA 26/09/2020 A LAS 01:00
Irene Montero, durante la manifestación del 8-M.
Irene Montero, durante la manifestación del 8-M.
Europa Press

El poder es tentador. La historia lo ha demostrado desde que el mundo es mundo. Incluso los animales cambian su actitud cuando se hacen con el mando de la manada. Así que lo que sucede en Podemos es normal, aunque a ellos mismos les cueste aceptarlo.

La ministra de Igualdad Irene Montero ha hecho un reportaje para una revista, ‘Vanity fair’. Está publicación acostumbra a vestir con algunos artículos interesantes un gran bazar de lujo que se despliega en sus páginas. Su cabecero expone su filosofía. En el reportaje, Irene Montero aparece con distintos atuendos posando como una modelo. Imágenes muy bonitas y cuidadas. Pero imágenes que llaman al consumo de moda y ensalzan un canon de belleza, el más comercial.

Lo que sucede en Podemos es normal aunque a ellos mismos les cueste aceptarlo.

Ella se justifica: "La belleza es un derecho".La ministra debería pensar antes de hablar. La corrección de una malformación, la reconstrucción de un miembro o un rostro dañado son un derecho. La depilación de cejas, un lifting, el ácido hialurónico o un modelito más o menos coqueto creo que no deberían entrar en esa categoría, al menos hasta que las listas de espera en sanidad y en servicios sociales no sean historia.

Montero parece haber pasado por una transformación personal. O quizá ya era así, a saber. El caso es que posa ante una foto de los Reyes, se declara conservadora en las relaciones personales, defiende la fidelidad de su pareja e insiste en que ser de izquierdas no quiere decir que haya que pasar penurias. Pues si llegamos a saber que Podemos era eso…

Etiquetas