Despliega el menú
Opinión

Opinión

Sin prisa, pero sin pausa

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 10/09/2020 A LAS 02:00
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS
Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS
REUTERS/Denis Balibouse

La farmacéutica AstroZeneca y la Universidad de Oxford han decidido interrumpir temporalmente el ensayo clínico que estaban llevando a cabo de una vacuna para la covid-19 después de que uno de los voluntarios que participaban haya desarrollado una reacción adversa. Este contratiempo, habitual en los desarrollos científicos, recuerda a todos que el camino hacia el antivirus no será un paseo. De hecho, la OMS cree que el fármaco no estará disponible masivamente antes del año 2022. No obstante, evidencia también que los mecanismos de control y seguridad funcionan correctamente.

La paralización momentánea del ensayo clínico de la vacuna que más avanzada está, y la principal apuesta de la Unión Europea, ha caído como un jarro de agua fría sobre la opinión pública, sobre todo después de las expectativas generadas esta misma semana por el ministro Salvador Illa, que aseguró que España recibiría tres millones de dosis en diciembre. Sin embargo, es habitual que estas pruebas se pausen para analizar las complicaciones o los efectos secundarios que suelen aparecer en el desarrollo de todo tipo de fármacos. Hay que seguir confiando en la ciencia, que no funciona con prisas sino con certezas.

En el mundo hay al menos 179 vacunas experimentales contra la covid-19 y 34 de ellas ya se están probando en humanos, según el registro de la Organización Mundial de la Salud. En la carrera contrarreloj que se libra en la búsqueda de un antídoto, lo óptimo hubiera sido un esfuerzo común con el objetivo de defender a la humanidad de esta plaga. No está siendo así, sino que el hallazgo del remedio se ha convertido en una carrera entre países por razones económicas y geoestratégicas. De cualquier forma, lo que resulta inadmisible es que se lleguen a utilizar fármacos que tengan efectos secundarios graves. La seguridad de los ciudadanos es la prioridad.

Etiquetas