Despliega el menú
Opinión

Opinión

Nuevos controles

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 09/09/2020 A LAS 02:00
Foto de Ejea de los Caballerros, que va a ser confinada perimetralmente por el repunte de casos de coronavirus
Foto de Ejea de los Caballerros, ayer
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

El Gobierno de Aragón ha decretado que la localidad de Ejea de los Caballeros quede confinada. Además, refuerza el control en otros siete municipios. Amplía también hasta fin de año la suspensión de fiestas patronales y limita las celebraciones como bodas y comuniones. Si la Comunidad quiere recuperar cierta normalidad laboral y educativa, sin que la enfermedad vuelva a paralizar la actividad social, las autoridades deben intervenir con determinación. Los datos demuestran que por ahora habrá que seguir conviviendo con pandemia, así que no puede bajarse la guardia.

Entre las posibles causas que se esgrimen para intentar explicar por qué en España hay muchos más contagios que en el resto de Europa destacan tres: la precipitación en la desescalada, la falta de rastreadores y la relajación social. Por eso, ahora que se registra un aumento de los casos en algunas zonas de Aragón, al igual que en buena parte del resto del país, es sensato que la DGA actúe con firmeza para confinar temporalmente Ejea y aumentar la vigilancia en otros siete municipios: Alagón, Andorra, La Almunia, María de Huerva, Muel, Pradilla de Ebro y Tauste. La ciudadanía, por su parte, también debe volver a mejorar su respuesta cívica.

La pandemia irrumpió en marzo en España con una virulencia inusitada. La escasa capacidad de reacción, por la falta de material suficiente para hacerle frente, causó estragos, sobre todo entre la población de mayor edad. En verano, la segunda oleada de la covid-19 ha puesto en evidencia que tampoco se han hecho bien los deberes. A pesar de los avisos de las organizaciones sanitarias nacionales e internacionales, han fallado los sistemas de rastreo, detección y aislamiento de los contagiados. En puertas del otoño es obligado aprender de los errores cometidos y actuar con más diligencia y más medios, apuntalando la sanidad con los recursos necesarios.

Etiquetas