Despliega el menú
Opinión

el meridiano

Empleo y FP

OPINIÓNACTUALIZADA 09/09/2020 A LAS 01:00
Varios jóvenes en el centro de Formación Profesional Corona de Aragón.
Varios jóvenes en el centro de Formación Profesional Corona de Aragón.
Aránzazu Navarro

Un estudio reciente ponía de manifiesto que en el segundo trimestre de este año solo tres de cada diez españoles trabajaron. Datos basados en la Encuesta de Población Activa, que nos retrotraen al tercer trimestre de 2013, cuando solo trabajaron de forma efectiva un 31,4% de los españoles. Una economía frenada o en descenso que hace preciso fomentar la creación de empleo y, sobre todo, apoyar la incorporación de los jóvenes al mercado laboral.

La Formación Profesional es uno de los pilares de creación de empleo. Unos jóvenes bien formados en las ramas técnicas están más capacitados para poner en marcha iniciativas que muevan la economía productiva. Una buena FP hace posible el acercamiento del sistema educativo al mercado de trabajo y puede ser un arma fundamental en los cambios que se avecinan en el sistema productivo a causa de la revolución tecnológica, en un marco de profunda crisis socioeconómica.

La Formación Profesional es uno de los pilares de creación de empleo.

En un estudio reciente se señalaba que el 38,76% de las ofertas de empleo que se publicaron en España en el año 2019 pedían un título de FP, proporción similar a las que requerían un título universitario, el 38,82%, que ese año fue ligeramente superior. Pero es que, además, los datos publicados por el Ministerio de Educación evidencian el crecimiento de la empleabilidad de los titulados de FP. Alcanza en Aragón al 51,4% al primer año de finalizar un ciclo superior de FP. Ese grupo se incorpora al mundo del trabajo con un salario medio de 17.000 euros y el 43% lo hace con contrato indefinido.

En muchas familias sigue presente la idea de que la FP es para quienes no pueden acceder a la Universidad. Parecen desconocer las aptitudes de muchos jóvenes hacia una formación más ligada con el mundo del trabajo. Tampoco tienen en cuenta lo que está demandando el mercado laboral: un 63% de las empresas no encuentran candidatos a sus puestos con el perfil profesional adecuado, un perfil tecnológico.

En muchas familias sigue presente la idea de que la FP es para quienes no pueden acceder a la Universidad.

Implantar en el territorio especialidades de FP muy ligadas al tejido productivo de cada zona -energías renovables, industrias alimentarias, turismo, etc.- hará más atractiva la formación. Como también lo hará una mayor permeabilidad entre el sistema universitario y la Formación Profesional, de forma que quienes completen los grados superiores puedan acceder a una titulación universitaria, completando los años de estudio necesarios. 

Etiquetas