Despliega el menú
Opinión

Opinión

Recaudación y recuperación

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 27/07/2020 A LAS 02:00
El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón, en la comparecencia de este lunes en las Cortes solicitada por el PP para explicar el impacto del coronavirus.
El consejero de Hacienda, Carlos Pérez Anadón.
Cortes de Aragón

La pandemia y el parón económico que ha generado están erosionando las cuentas públicas. En Aragón, se registra un desplome superior al 39% en la recaudación de impuestos de la DGA en el primer semestre del año. Algo similar ocurre en los ayuntamientos de las tres capitales. Estas abultadas caídas de los ingresos deben ser corregidas con una intensa reactivación económica y con ayudas que tienen que llegar desde el Gobierno nacional y desde la UE. Tras el histórico acuerdo alcanzado en Bruselas para financiar la modernización de la economía europea, aún resultan más necesarios un pacto de las fuerzas políticas, acuerdos con los agentes sociales y la coordinación con los poderes autonómicos y municipales.

La Consejería aragonesa de Hacienda ha dejado de ingresar 92 millones de euros como consecuencia de la caída de la actividad y la moratoria fiscal aprobada, una cantidad con la que se podría pagar el nuevo hospital de Teruel. Es un dato revelador del desplome fiscal que se está viviendo. Además, hay que tener presente que la economía tardará todavía algún tiempo en empezar a reactivarse y que, en el mejor de los casos, la plena recuperación no llegará hasta dentro de dos años. Este contexto podría ser angustioso, pero los líderes europeos han sabido estar esta vez a la altura de las difíciles circunstancias. La aprobación, hace una semana, de un millonario fondo de recuperación para afrontar la crisis provocada por el coronavirus abre un escenario muy distinto al de la crisis financiera de 2008. Ahora es imprescindible que también las autoridades españolas estén a la altura. La coordinación entre las Administraciones regionales y la central, y con las empresas, es esencial. Como lo es que las fuerzas políticas se pongan de acuerdo en un propósito común: la recuperación del crecimiento y la mejora de su calidad, aplicando las reformas que proponga la UE para modernizar el país.

Etiquetas