Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

M

Por
  • Pablo Guerrero Vázquez
ACTUALIZADA 25/07/2020 A LAS 01:00
Hitler y Mussolini en un desfile de la Segunda Guerra Mundial.
Hitler y Mussolini en un desfile de la Segunda Guerra Mundial.
ARCHIVO

La Historia no se repite, pero rima. Lo dijo Mark Twain, aunque debo reconocer que, en mi caso, llegué a la cita a través de un artículo dominical de Javier Cercas. Poco importa. Lo relevante es que, desde hace algunas semanas, mientras terminaba la voluminosa obra de Antonio Scurati ‘M, el hijo del siglo’, no he dejado de pensar en ello.

El librito narra minuciosamente el ascenso de Benito Mussolini al poder, y la consolidación del fascismo en Italia, entre 1919 y enero de 1925. Al igual que Cercas en ‘Anatomía de un instante’, Scurati escribe una novela de no ficción, en la que todo cuanto aparece está debidamente documentado. Sin embargo, lo fascinante de la novela, y a la vez lo más perturbador, es que especialmente durante sus primeras páginas uno tiene la sensación en más de una ocasión de estar leyendo el periódico.

Hace unos días, mientras terminaba un capítulo que narraba la marcha de unos camisas negras por el centro de Milán, irrumpieron repentinamente en el salón, a través de la tele, varias decenas de jóvenes joviales, al trote, en formación, con camiseta beige. Se hacen llamar ‘Resiste España’ y, al menos por ahora, no tienen reivindicaciones políticas.

Quienes abrazan esta iniciativa, a buen seguro, rechazan los múltiples episodios de violencia que sacudieron la Italia de los primeros 20. Al menos por ahora, claro. Pues la Historia nos enseña que movimientos gregarios de este cariz son una forma extraordinaria para llevarse por delante a una democracia.

Etiquetas