Despliega el menú
Opinión

Opinión

El abismo digital

Por
  • Alicia Asín
ACTUALIZADA 27/06/2020 A LAS 02:00
Un momento de la macrocumbre empresarial convocada por CEOE.
Un momento de la macrocumbre empresarial convocada por CEOE.
E. P.

Decenas de empresarios y directivos de empresas han participado durante diez días en la macrocumbre organizada por CEOE para debatir sobre las claves de la recuperación económica tras la crisis de la covid-19. Una de las claves que se destacó en el acto de clausura fue la de apostar por la innovación y la digitalización del tejido empresarial.

Con la crisis en ciernes a la que nos enfrentamos no hay otra opción que mejorar la competitividad de nuestras empresas incrementando su productividad y eso solo se consigue con ajustes salariales o con tecnología. Para poder afrontar el reto a través de la digitalización, la inversión en I+D+i es una condición necesaria pero no suficiente: no sirve de nada tener las herramientas disponibles, en ocasiones desarrolladas con financiación pública total o parcialmente, si luego no somos capaces de transferir los resultados a la industria española y de maximizar el beneficio que estos avances nos pueden traer.

Estos días hemos visto en los medios múltiples soluciones que ponen la tecnología al servicio de la seguridad de las personas y la reactivación de la economía: desde detectores de fiebre y aplicaciones de control de aforo hasta soluciones para mejorar la eficiencia en la agricultura. 

Sin embargo, la implantación de estas medidas requiere invertir recursos materiales y humanos que son prácticamente inalcanzables para las pequeñas empresas de menos de diez trabajadores. O lo que es lo mismo, para el 96% de las empresas españolas.

La innovación puede ser el eje transformador en esta crisis tanto en la industria como en las administraciones públicas, necesitamos apostar como país por la Industria 4.0, con una Administración que apoye la creación de empresas innovadoras y luego sea el primer cliente ejemplo de las mismas a través de programas de compra pública innovadora. Después de dos meses de confinamiento en los que se ha acelerado la digitalización, nos merecemos algo mejor que la nueva normalidad.

Etiquetas