Despliega el menú
Opinión

Opinión

Normas para una nueva etapa

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 20/06/2020 A LAS 02:00
El presidente de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, presentan las normas que regirán tras el estado de alarma.
El presidente de Aragón, Javier Lambán, y la consejera de Sanidad, Sira Repollés, presentan las normas que regirán tras el estado de alarma.
Guillermo Mestre

Con la finalización del estado de alarma, que se hará efectiva a las doce en punto de esta noche, los aragoneses, al igual que el resto de los españoles, recuperan la libertad de desplazarse sin trabas por todo el territorio nacional, pero muchas actividades seguirán sujetas a limitaciones. Ahora corresponde al Gobierno aragonés encontrar el difícil punto de equilibrio entre la lucha contra la pandemia y la necesidad de reactivar la economía y el pulso de la vida cotidiana.

Es ese complicado balance entre seguridad y normalidad el que intenta conseguir el conjunto de normas contenidas en la orden del Ejecutivo autonómico que hoy publica el BOA y que regulará el periodo que se inicia con el final del estado de alarma. A partir de ahora, la principal responsabilidad en la elaboración de estas normas corresponde a las comunidades autónomas, que tendrán que afinar mucho y estar preparadas para hacer modificaciones y adaptaciones según evolucione la covid-19. Para los ciudadanos aragoneses, esta nueva etapa va a significar un paso importante en la recuperación de la vida cotidiana, aunque todavía lejos de una situación auténticamente normal. La normativa que entra en vigor mañana establece aforos limitados al 75% por ciento en la mayoría de los locales públicos -en los de ocio nocturno, solo el 50%, lo que ya ha provocado quejas- y prohíbe de momento la celebración de fiestas patronales y las acampadas en tiendas. Además, no hay que olvidar que sigue vigente la obligación de mantener la distancia entre personas o de utilizar mascarilla cuando no sea posible. El Gobierno aragonés hizo ayer un llamamiento a la responsabilidad cívica como herramienta indispensable para conjugar la defensa frente a la pandemia con el funcionamiento de la economía y de las demás actividades personales. Aragón y el conjunto de España han avanzado mucho en el control de la covid-19, pero el virus sigue estando ahí y todos tenemos que mantenernos en alerta.

Etiquetas