Despliega el menú
Opinión

en nombre propio

16 de junio, san Ulises

Por
  • Jorge Sanz Barajas
ACTUALIZADA 14/06/2020 A LAS 02:00
Pintura del 'The Siren Vase', con Ulises atado al mástil de un barco similar al hallado en el Mar Negro.
Pintura del 'The Siren Vase', con Ulises atado al mástil de un barco.
British Museum

Aparte del de Homero, el Profe Perplejo conoce tres Ulises: el primero es Uli, el gato de su compañera Edurne. Al margen del exhibicionismo propio de todo felino, a Perplejo también le gustaría convertir la casa en un laberinto, dormir al sol largas horas sobre el suelo de la terraza, cazar moscardones o destripar cojines. El segundo es Leopold Bloom, protagonista del Ulises de Joyce. Pasado mañana, Dublín celebra su festivo Bloomsday. Un 16 de junio de 1904, Bloom decidió salir a recorrer Dublín para no liarla parda, consciente de que su esposa Molly tenía una cita con su representante y amante Blazes Boylan en su propia casa para ‘trabajar’ (después de diez años de celibato marital). Siglo y pico después, miles de personas repiten el recorrido de Bloom por Dublín leyendo fragmentos del libro. El tercero es el personaje del escritor argentino Leónidas Lamborghini en su Odiseo confinado. Aquí, un escritor se enclaustra para escribir una obra maestra; al rematarla, descubre que no ha escrito más que unos cientos de incomprensibles garabatos.

La historia va de mal en peor: si el de Homero recorrió todo el mundo conocido, el de Joyce no salió de Dublín y el de Lamborghini, de su puñetera casa. Y encima, para no hacer más que un ilegible puñado de pintarrajos. Confinados, somos como el Tartarín de Daudet: cazamos un león ciego y nos creemos tarzanes. La verdad, lejos de hacernos libres, nos convirtió en ombligos. No sé: quizá Uli ofrezca clases sobre la caza del moscardón.

Etiquetas