Despliega el menú
Opinión

Opinión

El momento de la sensatez

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 12/06/2020 A LAS 02:00
Mantener la distancia y, cuando no sea posible, usar mascarilla.
Mantener la distancia y, cuando no sea posible, usar mascarilla.
Carlos Barba / Efe

Los datos de las últimas semanas invitan a ser optimistas respecto al control de la covid-19 en España, pero el mayor peligro para el éxito de la desescalada puede estar en este momento en un exceso de euforia por parte de muchos ciudadanos que favorezca conductas negligentes o irresponsables. La prudencia sigue siendo obligatoria, y todavía más en Aragón, que se sitúa como una de las comunidades con mayor incidencia de la enfermedad.

Aragón tiene en este momento una incidencia de la enfermedad (número de casos diagnosticados por cada cien mil habitantes) bastante superior a la media nacional, tanto en los últimos siete como en los últimos catorce días, y se mantiene entre el grupo de comunidades autónomas con más casos nuevos de covid-19. Son datos que deben invitar a los ciudadanos a comportarse con especial prudencia para evitar rebrotes que den al traste con el esfuerzo realizado hasta ahora. Porque, en conjunto y teniendo en cuenta la evolución desde el comienzo de las fases de desescalada, puede decirse que España, y también Aragón, van por buen camino en cuanto al control de la pandemia. Pero no cabe perder de vista que este avance puede ser muy frágil si no se mantienen las medidas de prevención necesarias. El riesgo puede ser mayor ante el primer fin de semana en el que se permitirán los desplazamientos entre provincias de una misma autonomía, y cuando la población está ya pendiente del próximo final del estado de alarma. Los abusos detectados con reuniones festivas al margen de toda norma de seguridad son preocupantes y no deberían repetirse. Los ciudadanos han de ser conscientes de que el éxito de la lucha colectiva contra la epidemia depende de que cada persona mantenga una conducta responsable. La desescalada está funcionando, es cierto, sin que se produzca un descontrol de la enfermedad, pero el sentimiento que hay que transmitir ahora no es la euforia, sino la sensatez.

Etiquetas