Despliega el menú
Opinión

la rotonda

Aragón y sus Fuerzas Armadas

Por
  • Fernando Aznar Ladrón de Guevara
ACTUALIZADA 30/05/2020 A LAS 02:00
Los reyes presiden el desfile del Día de las Fuerzas Armadas en Sevilla
Los reyes presidieron el año pasado el desfile del Día de las Fuerzas Armadas en Sevilla.
Efe

Hoy, festividad de San Fernando, es el Día de las Fuerzas Armadas. Hoy, los Ejércitos y la Armada deberían haber desfilado en Huesca, que este año habría acogido el acto central como lo hizo Zaragoza en 1982 y en 2008. La pandemia ha hecho imposible esta celebración, pero seguro que en el futuro habrá otra ocasión para que la capital oscense pueda acoger un evento de estas características. Las Fuerzas Armadas están muy agradecidas con el Ayuntamiento de Huesca por su siempre incondicional apoyo. Los militares estamos enormemente agradecidos a Aragón, pues nosotros y nuestras familias nos sentimos acogidos, respetados, reconocidos y bien tratados por todos, desde las autoridades autonómicas, provinciales y locales, hasta las instituciones, universidades, medios de comunicación, empresas, entidades y particulares.

Empezando por el Ejército de Tierra, que en Zaragoza tiene su centro más emblemático, la Academia General Militar, cuyos cadetes sienten de cerca la hospitalidad y el cariño de los aragoneses. También en la capital, la Brigada Aragón, la Brigada Logística y el histórico Regimiento de Pontoneros, que tantos servicios ha prestado en Aragón y en toda España. Calatayud, por su parte, acoge la Academia de Logística, y antes lo hizo con los ‘niños’ del Instituto Politécnico del Ejército.

Huesca está en proceso de recibir al cuartel general de la División Castillejos, como en su día acogió a la añorada Brigada de Alta Montaña. Y Jaca, la perla del Pirineo, es hogar del Regimiento de Montaña Galicia 64 desde hace más de cien años, así como de la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales, 75 años desde su creación en la capital altoaragonesa. Sin olvidar los refugios de montaña de Candanchú y de Cerler, ambos en plena actividad.

Para los mayores, el recuerdo del Regimiento Las Navas o del CIR nº 10, de San Gregorio, ya desaparecidos, les llevará a sus tiempos de juventud. También recordarán Unidades de Montaña ya disueltas ubicadas en localidades oscenses como Sabiñánigo, Barbastro o Boltaña, el refugio de Rioseta en el valle de Canfranc, o el de La Mina en la cabecera del valle de Hecho.

Continuando por el Ejército del Aire, el Mando de Movilidad Aérea y la Base Aérea de Zaragoza, donde tantos aragoneses hicieron su servicio militar; antes con los Phantom y ahora con los F-18 del Ala 15, actualmente destacados en Lituania; antes con los Hércules y ahora con los Airbus A-400M del Ala 31. También en Zaragoza se encuentran el Escuadrón de Apoyo al Despliegue Aéreo y la Escuela de Técnicas de Seguridad, Defensa y Apoyo; y en El Frasno, cerca de Calatayud, el Escuadrón de Vigilancia Aérea (EVA) nº 1, al que vemos siempre allá en lo alto en los viajes de camino hacia Madrid.

En el recuerdo de los más veteranos quedarán el aeródromo militar de Monflorite, hoy aeropuerto Huesca-Pirineos, y la Base Aérea de Caudé –con su polígono de tiro–, hoy convertida en el aeropuerto Platea de Teruel.

La Unidad Militar de Emergencias es el elemento más joven de nuestras FAS. El Batallón de Intervención IV, con sede en Zaragoza, actúa con frecuencia en Aragón con ocasión de incendios, inundaciones o búsqueda de personas. El pasado invierno lo hizo en la provincia de Teruel como consecuencia de las grandes nevadas.

Finalmente, el lector sabe que la Armada no tiene presencia en esta Comunidad autónoma, aunque en tiempos tuvimos una gran Armada y hasta un Almirante de Aragón, en unos siglos de esplendor en que "todos los peces del Mediterráneo llevaban grabado el Señal Real de Aragón".

Soldados, marinos y aviadores estamos muy orgullosos de esta noble y acogedora tierra, muy agradecidos a los aragoneses y satisfechos de poder seguir colaborando con ellos en la lucha común contra el coronavirus que tanto preocupa a todos.

Nuestro deseo es que turolenses, oscenses y zaragozanos sepan que tienen en nosotros a sus Fuerzas Armadas, que nos sientan como lo que somos, como algo suyo y a su servicio, comprometidos con la paz, seguridad y defensa de Aragón y de toda España.

Etiquetas