Despliega el menú
Opinión

Opinión

El empleo, en la UCI

Por
  • Heraldo de Aragón
OPINIÓNACTUALIZADA 01/05/2020 A LAS 02:00
Los líderes de UGT y CC. OO., Daniel Alastuey y Manuel Pina en la presentación de los actos del Primero de Mayo
Los líderes de UGT y CC. OO., Daniel Alastuey y Manuel Pina en la presentación de los actos del Primero de Mayo
J. M.

España celebra el Día Internacional de los Trabajadores tras conocerse un dato demoledor que refleja la intensidad de la crisis económica que está generando la pandemia del corononavirus: el PIB sufrió en el primer trimestre el mayor desplome desde que existen registros modernos, y eso a pesar de que el confinamiento y la ‘hibernación’ solo comenzaron en la segunda mitad de marzo. El Gobierno respondió tarde a la amenaza y, en consecuencia, se vio obligado a adoptar medidas muy estrictas. Al menos, el Ejecutivo debe escuchar ahora a todos los partidos y agentes sociales (empezando por quienes crean empleo) para reactivar el mercado laboral. De su acierto dependerá la salida de la recesión.

Al mismo tiempo que empiezan a mejorar los datos de la crisis sanitaria por la Covid-19 empeoran los de la crisis económica. El Producto Interior Bruto se hundió entre enero y marzo un 5,2%, una caída sin precedentes en la historia reciente. El mayor desplome trimestral conocido en los últimos tiempos se corresponde con el del primer trimestre de 2009, cuando en plena recesión la economía cayó un 2,6%. Es evidente que hay un componente coyuntural vinculado al cierre de actividades por el coronavirus, pero hay pocas dudas de que en un contexto internacional como el actual hay pocas razones para la esperanza en el corto plazo.

Este año, el Primero de Mayo es diferente, atípico y único en la historia no solo porque el confinamiento limita la celebración de las habituales manifestaciones sino porque llega en un momento en que el empleo sufre una contracción sin precedentes. Hoy más que nunca el Gobierno debe estar a la altura de las circunstancias propiciando un gran pacto de Estado, se llame como se llame, para asegurar la protección de los parados y para preservar el andamiaje empresarial frente a los efectos de la recesión. 

Etiquetas