Despliega el menú
Opinión
Suscríbete

en nombre propio

Sociedad

Por
  • Pedro Rújula
OPINIÓNACTUALIZADA 30/03/2020 A LAS 02:00
HOMENAJE A LOS SANITARIOS CON APLAUSOS DESDE LOS BALCONES / 15-03-2020 / FOTOS: FRANCISCO JIMENEZ [[[FOTOGRAFOS]]]
Aplausos desde los balcones. 
FRANCISCO JIMENEZ PHOTOGRAPHY

Con la sociedad sucede como con el aire que respiramos. En condiciones normales ni siquiera nos damos cuenta de que está ahí y, sin embargo, en cuanto las cosas dejan de ir bien, de repente, comprendemos todo su valor. Estos días, ante la amenaza del Covid-19, los ciudadanos se han dado cuenta de que algo no estaba marchando según los planes y se han sentido más sociedad que hacía tiempo.

Cuando hablo de sociedad pienso en el mito propuesto por Hobbes y retomado por Locke o Rousseau. Según aquel, el origen de la sociedad estaba en el momento en que los hombres, movidos por el miedo, habían decidido dejar de vivir por separado para unirse, mediante un pacto, e instituir un poder que les garantizara lo básico. Es decir, la vida, la propiedad y algunas libertades. El miedo está en el origen de la sociedad.

Estos días la gente está sintiendo la sociedad. Está experimentando la esencia del pacto, con las sirenas de la Policía presentes en las calles vacías y el Ejército en labores básicas de infraestructura. Desde sus ventanas, los ciudadanos se han sentido parte de un todo que fue inventado para hacer frente colectivamente a las amenazas, aunque para ello tuvieran que renunciar a algunas de sus libertades, como la de movimientos, restringida por el estado de alarma. Sin embargo, lo hemos aceptado, al precio de ganar seguridad e impedir que la gente, persiguiendo su interés individual, pueda provocar una catástrofe de dimensiones imprevisibles. Tal como lo había formulado Hobbes. 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión