Despliega el menú
Opinión

Opinión

Operación Balmis

ACTUALIZADA 27/03/2020 A LAS 02:00
El Hospital Militar de Zaragoza inicia las pruebas de coronavirus sin bajar del coche
El Hospital Militar de Zaragoza inicia las pruebas de coronavirus sin bajar del coche
Guillermo Mestre

Algunos hemos aprendido ahora quién fue Francisco Javier Balmis, el médico militar de Carlos IV que lideró la misión para contener en sus dominios de ultramar la propagación del virus de la viruela, la más terrible epidemia que ha sufrido la humanidad. Como la vacuna no podía sobrevivir tanto tiempo en alta mar, decidió llevar a bordo 22 niños huérfanos que sirvieron de correa de transmisión del antídoto. Su labor fue tan extraordinaria que el propio descubridor de la vacuna, Edward Jenner, dijo de ella: "No puedo imaginar que en los anales de la Historia se proporcione un ejemplo de filantropía más noble y más amplio que este". ¿Y qué fue de aquellos huérfanos que salvaron tantas vidas? La corona se encargó de alimentarlos y educarlos hasta que se hicieron adultos.

Las Fuerzas Armadas españolas han bautizado como Operación Balmis su despliegue contra el coronavirus. Entre sus muchas labores, desinfectan centros sociosanitarios y estaciones, convierten ferias de muestra en hospitales, hacen test a pie de coche.

En primera línea de fuego continúa un personal sanitario que está afectado por la enfermedad de Covid-19 en un 13%, nada menos. Si nuestras tropas están diezmadas de esta manera y las enviamos al campo de batalla sin chaleco antifragmentación, difícilmente podremos batir al enemigo.

Mientras tanto, al resto se nos pide salvar al mundo desde casa para evitar ser huéspedes de trillones de coronavirus que mueren porque no son nada sin nosotros. Como dice el mensaje de una médico militar, hay que contar también las bajas del enemigo para mantener alta la moral de la tropa.

(Consulta aquí toda la información sobre el coronavirus)

Etiquetas