Despliega el menú
Opinión

el reflejo

Medidas para salir de esta crisis

Por
  • Berta Sáez Gutiérrez
OPINIÓNACTUALIZADA 26/03/2020 A LAS 13:20
La vacuna se considera una de las claves para revertir la pandemia.
'Medidas para salir de esta crisis'.
Wikimedia Commons

Como consecuencia de la epidemia Covid-19 vivimos una situación muy complicada e incierta. Como científica ligada al ámbito sanitario y universitario, quiero expresar mi preocupación porque las medidas tomadas hasta el momento en nuestro país, aun estando en la dirección adecuada, no han sido suficientes para lograr que el crecimiento exponencial actual de la pandemia pase a ser sub-exponencial.

Si nos basamos en datos ya confirmados, la existencia de un elevado número de personas asintomáticas y la notable transmisibilidad presintomática son algunos de los obstáculos que nos impiden detener el aumento en el número de casos. Además, nuestra pirámide poblacional (con casi un 20% de mayores de 65 años) incrementa el riesgo de aparición de complicaciones, así como de morbilidad y mortalidad. Por ello, según predicciones matemáticas llevadas a cabo por la comunidad científica, las medidas que se están desarrollando podrían no ser suficientes para impedir el colapso del sistema sanitario.

Y es que, como ocurre siempre en cualquier epidemia, el alcance real únicamente es calculable a posteriori. Por eso, durante el devenir de esta pandemia todas las decisiones deberían adoptarse en base a datos firmes derivados de las actuaciones (o la falta de estas) llevadas a cabo en aquellos países que previamente la hayan sufrido, y a esto se deberían sumar los modelos matemáticos existentes de otras enfermedades que se conducen con patrones similares.

En España, diferentes expertos en dinámica y propagación de epidemias han realizado y continúan realizando estimaciones basadas en estos modelos matemáticos y todos ellos apuntan a que seguirá habiendo un gran volumen de casos en las próximas semanas. Coinciden, ya de forma más específica, en que dichos modelos advierten que las medidas adoptadas a fecha de hoy serán insuficientes para evitar el colapso de nuestro sistema sanitario. Por eso considero plausible admitir que para impedir este colapso la única opción es intensificar tanto las medidas de confinamiento como la limitación de la movilidad.

Dado el alcance observado en otros países, es necesario anticiparse a la situación y reaccionar a tiempo, y para ello la mejor forma de actuar –además extremar las ya conocidas medidas de higiene, aislamiento de casos y distanciamiento social– pasa por realizar un mayor número de pruebas diagnósticas específicas y valorar seriamente la restricción total de la movilidad (limitando esta únicamente a servicios de primera necesidad). En mi opinión, sería muy importante adoptar estas medidas antes de que la capacidad asistencial de nuestro sistema sanitario pueda saturarse.

Es esencial actuar con la celeridad y decisión necesarias para aumentar las medidas de control, que deben ser tajantes para minimizar el impacto de la pandemia en la población española y mitigar la crisis sanitaria que vivimos.

Si tenemos en cuenta las conclusiones de los estudios realizados por la comunidad científica, así como los modelos predictivos, todo apunta a que una estrategia combinada de medidas, basada en múltiples factores, puede ser lo más apropiado. Cuando hago referencia a esta multifactorialidad, me refiero a que las medidas a adoptar no pueden contemplar tan solo un primer escenario de plan de ataque en las próximas dos o tres semanas (donde deberemos respetar el confinamiento total, la interrupción laboral y el distanciamiento social, sumado a la intensificación de pruebas diagnósticas), ya que, según estudios recientes [Lin, Harvard], aun siendo estás medidas capaces de conducir a mejores resultados, no se debería perder de vista la implantación de un plan de sostenibilidad, al menos durante los próximos dos meses, que contemplara no solo el aumento de la capacidad de los laboratorios para la realización de PCR a todos los ciudadanos con sintomatología, sino otras acciones de contención focalizadas en zonas con aumento significativo del número de casos. A lo anterior, cabe añadir la importancia que tendría facilitar el acceso a datos concretos de la epidemia a la comunidad científica y sanitaria con la finalidad de dar el soporte integral, objetivo y transparente en el ámbito de la inteligencia artificial, la simulación y la epidemiología.

Únicamente extremando y respetando las medidas adoptadas y apelando a la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros seremos capaces de superar esta situación.

Etiquetas