Despliega el menú
Opinión

Opinión

Mantener la confianza

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 25/03/2020 A LAS 02:00
AVENIDA DE SORIA ( ZARAGOZA ) / CORONAVIRUS / 24/03/2020 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Calles vacías, el símbolo de la lucha contra el coronavirus.
Oliver Duch | Oliv

Estamos ya de lleno en el peor momento de la epidemia y resulta inevitable que los ciudadanos sientan una tremenda inquietud, que se convierte en angustia ante las cifras diarias de nuevos contagios y de fallecimientos. Las autoridades deben transmitir seguridad, pues hay que esperar que pronto comiencen a notarse los efectos de las medidas de aislamiento, consiguiendo que el número diario de nuevos casos empiece a reducirse. Ese será un momento importante en la lucha contra la epidemia.

Con más de 40.000 contagios registrados y superando las 2.600 personas fallecidas, España lucha contra el Covid-19, como muchos otros países, aprovechando al máximo sus recursos sanitarios, manteniendo los servicios esenciales y cumpliendo las medidas de confinamiento. Con toda probabilidad, el Congreso de los Diputados aprobará hoy la prórroga del estado de alarma hasta el 11 de abril solicitada por el Gobierno. La cuarentena o las restricciones de movimiento van a continuar por tanto para una ciudadanía que no puede sino vivir con angustia las noticias y las cifras que se anuncian cada día. Aunque España e Italia son ahora los países en los que el curso de la epidemia presenta su peor cara, son muchos más los afectados y en la mayoría está creciendo rápidamente el número de casos y se están adoptando, en consecuencia, medidas semejantes. Pero al mismo tiempo vemos que en China, origen de la pandemia, se prepara ya, con prudencia, un levantamiento paulatino de las restricciones de movimiento, una experiencia de cuyo desarrollo deberemos aprender. Y que en la propia Italia ha comenzado a disminuir el número de nuevos casos de la enfermedad que se registran cada día. Ese es un buen signo, aunque no marca ni mucho menos el final de la epidemia ni de la presión sobre el sistema sanitario. Y esa será también, hay que confiar que pronto, la primera noticia positiva que recibamos los españoles.

Etiquetas