Despliega el menú
Opinión

Opinión

El coronavirus contra Trump

ACTUALIZADA 05/03/2020 A LAS 02:00
An undated picture shows a puppet of U.S. President Donald Trump as part of the British satirical puppet show called 'Spitting Image' in an unknown location. Mark Harrison/ITV/Handout via REUTERS ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE HAS BEEN SUPPLIED BY A THIRD PARTY. [[[REUTERS VOCENTO]]]
Un muñeco que representa a Trump para el programa de la televisión británica 'Spitting image'.
Mark Harrison / ITV / Reuters

¿Podría ser el coronavirus la palanca que expulse al millonario del Despacho Oval? Quizás sí. De momento, el Partido Demócrata ha encontrado en él un inesperado y oportuno aliado. No consiguieron deshacerse de Trump con el ‘impeachment’. Y en la carrera hacia las elecciones de noviembre no disponen de un candidato que tenga ni medio asegurado el triunfo. El electorado digamos progresista está muy dividido entre radicales y moderados. Si el aspirante demócrata a la Casa Blanca fuera Sanders, con su retórica cuasirrevolucionaria, muchos votantes templados preferirían la abstención. Y si fuera el oficialista Biden, perfectamente integrado en el sistema, serían quienes aspiran a cambios sociales profundos los que se quedarían en casa; algunos incluso preferirían el discurso vocinglero de Trump. Pero la epidemia puede cambiar las cosas. Para empezar, el buen funcionamiento de la economía que Trump podía presentar como un mérito de sus cuatro años en la presidencia, con pleno empleo y un sólido crecimiento del PIB, puede quedar bastante deslucido en los próximos meses por causa de la enfermedad. Por añadidura, si el virus se extiende por Estados Unidos y hay que tomar medidas de emergencia, la frivolidad y la arrogancia del magnate pueden convertirse en rampante incompetencia: Trump es muy capaz de generar el caos en su propia administración. Y aunque su desempeño no fuera negativo, ofrecerá puntos vulnerables al ataque de la oposición. Ahí lo esperarán sin duda los demócratas, que aprovecharán cualquier oportunidad de desacreditar a su rival ante una opinión pública sensibilizada por el temor al coronavirus.

Etiquetas