Despliega el menú
Opinión

Opinión

Tranquilidad

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 29/02/2020 A LAS 02:00
Rueda de prensa de la consejera Ventura tras conocerse el primer caso de coronavirus en Aragón.
Rueda de prensa de la consejera Ventura tras conocerse el primer caso de coronavirus en Aragón.
Oliver Duch

Aragón ya ha registrado un primer caso de coronavirus. Se trata de una joven que tiene síntomas leves y permanecerá en su casa. Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud ha elevado a ‘muy alto’ el riesgo de expansión global del virus. No obstante, la propia OMS afirma que todavía se está a tiempo de contener la propagación si se logra romper la cadena de transmisión. Es imprescindible no menospreciar ni tampoco exagerar la amenaza. Las sociedades debemos protegernos del Covid-19 y del miedo.

Después de lo sucedido en el norte de Italia y en varias comunidades españolas era cuestión de tiempo que apareciera un primer caso de coronavirus en Aragón. Este primer caso es una joven de 27 años residente en Zaragoza, que había viajado recientemente a Milán. Se encuentra en su domicilio con síntomas catarrales leves, donde permanecerá hasta que se dé el caso como negativo. Los especialistas anuncian que habrá más, a la vista del ritmo de propagación del virus. De hecho, la OMS ha elevado a ‘muy alta’ la amenaza de contagio en todo el mundo. No obstante, la propia organización ha señalado que ya hay más de veinte vacunas en fase de desarrollo y que en pocas semanas puede haber tratamientos específicos. Mientras tanto, las autoridades deben asegurar los recursos sanitarios necesarios y deben informar con transparencia y eficacia a la población.

Desde que los contagios de coronavirus de Wuhan saltaron fuera de Asia, hace una semana, los acontecimientos se han sucedido a un ritmo vertiginoso en prácticamente todo el mundo. En Europa, la alarma social se ha disparado y los primeros efectos del miedo no han tardado en llegar, sobre todo los económicos. Se imponen la serenidad, el rigor informativo, la confianza en los profesionales y la responsabilidad de la ciudadanía para hacer frente a la amenaza de un virus que no hay que menospreciar ni exagerar.

Etiquetas