Despliega el menú
Opinión

con dni

La razón de J. A.

ACTUALIZADA 15/02/2020 A LAS 02:00
'Match' entre Tinder y Stradivarius por San Valentín: una colección, un viaje y una fiesta en Londres
'San Valentín'.
HA

Transcurridas varias semanas de estancia, José Ángel, que se había presentado como viajero del tiempo, seguía sin soltar prenda sobre cuándo pensaba volver a la era futura de la que afirmaba proceder. Hasta que una tarde, una en la que estaba aún más taciturno que de costumbre, me atreví a preguntarle por su viaje de vuelta. Su respuesta fue tajante. Jamás regresaría al tiempo que le vio nacer. Y cuando le inquirí por qué, me retó a que adivinara la razón.

En el intento, planteé terribles acontecimientos que en el futuro, disponiendo de tecnología para viajar en el tiempo, podrían provocar migraciones masivas a otras épocas. Imaginé un colapso medioambiental, una pandemia letal, la superpoblación del planeta, un régimen mundial opresor, fuera humano, dirigido por máquinas o ambas cosas. También se me ocurrió, aunque no lo mencioné, que José Ángel quizás fuera un prófugo de la Justicia, por haber cometido algún crimen horrendo.

Finalmente, el viajero del tiempo, tras aclarar que mis hipótesis catastrofistas no tenían ningún sentido, pues la humanidad futura vive en armonía entre sí y con el resto de la Tierra, confesó que él había renunciado a tan idílico ambiente por un desamor. Y añadió que en este tiempo no se comprendería una decisión así, debido a la banalidad afectiva imperante, muy bien ejemplificada, según dijo, por el modo en que se celebra el día de los enamorados. Me consta que más adelante, integrado en nuestro estilo de vida, José Ángel matizó considerablemente esta opinión, pero yo siempre la evoco por San Valentín. Y a veces hasta creo que algo de razón tenía.

Etiquetas