Despliega el menú
Opinión

Opinión

Escasa presencia aragonesa

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 15/02/2020 A LAS 02:00
Reunion Lamban Moncloa / 08-10-18 [[[FOTOGRAFOS]]] [[[HA ARCHIVO]]]
Javier Lambán y Pedro Sánchez en la puerta del palacio de la Moncloa en octubre de 2018.
Enrique Cidoncha

Con un 4% de los altos cargos y únicamente tres personas entre los puestos de mayor responsabilidad, la presencia aragonesa en el Gobierno de Pedro Sánchez es la más menguada de los últimos años. No se trata de reivindicar cuotas territoriales en el Ejecutivo, pero parece evidente que tan escasa representación refleja, y a la vez refuerza, una débil influencia de la Comunidad y del Gobierno autonómico en las decisiones de la Administración central.

Naturalmente, el Gobierno central y sus estructuras no son ni tienen por qué ser un reflejo representativo de la diversidad territorial de España. De cada cargo del Ejecutivo, del presidente y los ministros para abajo, se espera que actúe como representante y en pro del interés de todos los españoles, vivan donde vivan. Sin embargo, a nadie se le escapa que la distinta influencia política de cada comunidad autónoma, o de las organizaciones regionales de los partidos gobernantes, condiciona los nombramientos. Y a su vez, la presencia de altos cargos de una comunidad no deja de ser un puente que ayuda a transmitir al Gobierno la sensibilidad y los problemas de su lugar de origen. Por eso llama la atención, y no deja de ser preocupante, la pérdida de peso de los aragoneses entre los altos cargos del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez, especialmente en el segundo y tercer nivel de los ministerios, que son decisivos en el trazado de las líneas de actuación política. Probablemente este dato sea el resultado de las malas relaciones entre el PSOE aragonés y Ferraz, o entre Lambán y Sánchez, pues otras comunidades gobernadas por los socialistas tienen mayor representación e incluso en el primer Ejecutivo de Sánchez la presencia aragonesa era bastante más numerosa. Un ‘castigo’, en todo caso, injusto para nuestra Comunidad. Y que obliga a plantear estrategias y acuerdos políticos que permitan que los intereses de Aragón no queden marginados a lo largo de una legislatura que será sin duda complicada.

Etiquetas