Despliega el menú
Opinión

Opinión

Europa choca con sus limitaciones

ACTUALIZADA 03/02/2020 A LAS 02:00
Los presidente del Consejo Europeo, Michel, del Parlamento, Sassoli, y de la Comisión Von der Leyen, en una rueda de prensa sobre el 'brexit'.
Los presidentes del Consejo Europeo, Michel, del Parlamento, Sassoli, y de la Comisión Von der Leyen, en una rueda de prensa sobre el 'brexit'.
Oliver Hoslet / Efe

Desde que en 1957 se firmó el Tratado de Roma y durante casi medio siglo, el proceso europeo fue ganando siempre en amplitud y profundidad. Cada vez más países compartían cada vez más aspectos de su organización comercial, económica y política a través de un entramado legal e institucional cada vez más complejo. De los seis socios iniciales a veintiocho, de la Comunidad Económica Europea a la Unión Europea, del sistema monetario europeo a la moneda común, el euro. Sin embargo, el siglo XXI ha venido a demostrar que ese camino de integración -hacia una unión cada vez más estrecha- dista mucho de ser un destino ineludible. Primero vino el fiasco de la llamada Constitución europea, que fue rechazada en 2005 por los electores de dos países clave, Francia y los Países Bajos, señalando que los propios ciudadanos, incluso en Estados tradicionalmente europeístas, podían poner un límite al proceso de unidad. Luego, en 2011, la acrimonia que produjo la crisis del euro, enfrentando a países ricos con los menos ricos y marcando los límites de la solidaridad interna. Y al fin, en 2016, la decisión de los británicos de retirarse de la Unión, el ‘brexit’, que acaba de ejecutarse. Ahora sabemos que el tren europeo no camina siempre hacia adelante, puede retroceder, como en este caso. Y hasta podría descarrilar.

Etiquetas