Despliega el menú
Opinión

Opinión

Gestionar bien el ‘brexit’

Por
  • Heraldo de Aragón
ACTUALIZADA 31/01/2020 A LAS 02:00
La bandera de la Unión Europea junto a la de Reino Unido, en una imagen de archivo.
La bandera de la Unión Europea junto a la de Reino Unido, en una imagen de archivo.
EFE

Mañana, 1 de febrero, el Reino Unido pasará formalmente a ser un país tercero respecto de la Unión Europea y perderá sus derechos políticos como Estado miembro. En todo lo demás, nada cambiará hasta que termine el periodo transitorio, lo que está previsto en principio para el 31 de diciembre de 2020. Son once meses para negociar un complejísimo acuerdo que defina las relaciones económicas futuras entre la UE y Londres. Ahora se trata de conseguir un buen acuerdo para reducir al máximo los daños del divorcio

Las urnas reforzaron a Boris Johnson, en diciembre, tras una campaña populista. Aunque la sociedad británica está muy dividida, como se vislumbra con claridad no en el recuento de escaños sino de votos, la salida de la UE avanza inexorablemente. Hoy se consuma la primera fase del proceso. No obstante, lo complicado viene a partir del lunes. En principio, solo hay once meses para negociar un acuerdo que defina algo tan complejo como las relaciones económicas futuras entre Bruselas y Londres. Johnson ha seguido con su tono impropio de una democracia occidental y ha anunciado que en ningún caso solicitará una prórroga. Claro que su credibilidad es minúscula si se tiene en cuenta que en la actualidad ya está disfrutando de una prórroga que jamás iba a pedir. Por ello, no hay que descartar que en el último minuto solicite de nuevo una extensión. En cuanto al contenido del acuerdo, quizás Johnson termine aceptando un ‘brexit’ más blando que el que propone inicialmente, igual que terminó aceptando otras limitaciones. El hecho es que, si quiere acceso al mercado europeo, tendrá que asumir reglas en cuyo diseño ya no podrá participar. Solo el tiempo dirá qué precio han pagado los británicos por abandonar el club de países más desarrollado del mundo. Ahora bien, en términos de soberanía económica internacional, el ‘brexit’ es para el Reino Unido lo mismo que dispararse en el propio pie.

Etiquetas