Despliega el menú
Opinión

Opinión

Europa y su Nuevo Acuerdo

ACTUALIZADA 21/01/2020 A LAS 02:00
European Commission President Ursula von der Leyen speaks during a news conference at Government Buildings in Dublin, Ireland January 15, 2020. REUTERS/Lorraine O'Sullivan [[[REUTERS VOCENTO]]] EU-IRELAND/
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
Lorraine O'Sullivan / Reuters

El Green New Deal (Nuevo Acuerdo Verde) que la presidenta de la Comisión Europea se ha comprometido a desplegar trae resonancias de aquel New Deal con el que el presidente Roosevelt movilizó en Estados Unidos, en los años treinta del siglo XX, ingentes recursos públicos para impulsar la economía y el empleo. De manera que el programa de Ursula von der Leyen es muy ambicioso. Y despierta grandes expectativas que pueden terminar en enormes decepciones. Porque, a diferencia del gobierno federal de Washington, los ingresos de los que dispone Bruselas son escasos en un continente con casi quinientos millones de habitantes que es la primera potencia comercial del mundo. Y dependen además de la voluntad de veintisiete gobiernos y parlamentos nacionales con intereses diferentes. Hemos comprobado esas limitaciones con el fondo europeo para la transición justa, que debería paliar las consecuencias sociales y territoriales de la descarbonización forzada de la economía europea. La Comisión solo prevé aportar 7.500 millones de euros en siete años, demasiado poco para la escala del empeño, además de que sus criterios de reparto sean discutibles. Europa pretende ser la primera en la lucha contra el cambio climático defendiendo su modelo social, pero muchas cosas tendrán que cambiar si quiere estar a la altura de sus ambiciones. De momento, está claro que la Unión Europea no son los Estados Unidos de Europa.

Etiquetas